Operativo anti estrés: aún es pronto para combatirla en el segundo mes del año

Caminar, bailar, correr… Hacer una actividad física que dé placer es una herramienta muy importante para combatir el estrés

Febrero, el segundo mes del año y muchos ya empiezan a sentir cierto agobio. ¿Quieres combatirlo, evitarlo, incluso enfrentarlo? pues no dejes de leer estos consejos proporcionados por expertos para que lleves una vida más tranquila.

Pero ¿Será posible vivir sin la adrenalina corriendo por nuestras venas? La respuesta es NO.

“Sin estrés estaríamos muertos”, asegura la dra. Laura Maffei (M.N. 62441), miembro del departamento PINE de la Sociedad Argentina de Endocrinología.

Según esta especialista en controlar la ansiedad, “el estrés es una reacción normal de nuestro organismo indispensable para adaptarnos a los cambios que el medio ambiente nos impone, desde cambios en el clima, la demandas de nuestros hijos, trabajo, pareja, etc”. 

Por eso es que, cuando nos encontramos frente a una amenaza o desafío, el cerebro la detecta y para defendernos manda una orden a las glándulas suprarrenales para que segreguen dos hormonas: cortisol y adrenalina.

De ahí que “Ellas son las responsables de preparar el cuerpo y el cerebro para la mejor reacción. La presión arterial aumenta, el corazón bombea la sangre más rápido y eficientemente, la respiración es más frecuente, los músculos se tensan y el azúcar en sangre aumenta para dar la energía necesaria para una respuesta eficiente. El cerebro se vuelve hipervigilante, la memoria se activa, las pupilas aumentan de tamaño y la atención se focaliza”, argumenta la directora de Maffei Centro Médico y una referente del tema.

Responder a los desafíos,,, ¡ok! Pero desbordarse NO. De eso se trata el estrés que hay que combatir.

¿Cuando el estrés se vuelve tu enemigo?

En principio, el estrés como respuesta ante de los desafíos y posibles peligros tendría que ser todo beneficio. Pero… ¿Qué pasa si la demanda no para, si no hay tiempo de recuperación y tanto el cortisol como la adrenalina no descienden a su valor normal? Es en ese momento -si no sabemos frenar a tiempo- que todas estas reacciones se vuelven negativas para la salud física y psíquica.

“La presión arterial permanece elevada, aparecen las arritmias cardíacas, los riesgos de infarto y ACV, caída de cabello, alergias e insomnio. Además, como el azúcar en sangre permanece elevada la incidencia de obesidad y diabetes es mayor”, previene esta miembro argentina de la Endocrine Society.

Si bien no todos los grados de estrés son iguales, hay cuatro alarmas para tener en cuenta y consultar con un profesional: el mal dormir, las contracturas musculares, el malestar digestivo y las adicciones (“ya que se activa el circuito del placer y el cerebro pide una gratificación rápida, ya sea comida, vino o volver a fumar”, asegura Maffei). En cualquiera de los casos, tenés que saber que el primer paso para solucionar la ansiedad es reconocerla como problema. Y, el segundo, saber pedir ayuda.

Correr para combatir el estrés

Correr, como toda actividad deportiva, es una solución anti estrés que no falla.

Claves para combatir el estrés

Caminar, bailar, correr… Hacer una actividad física que dé placer es una herramienta muy importante. Tené en cuenta que en tiempos pasados el estrés surgía como respuesta para defenderse de un depredador, por ejemplo.

Ahora el cerebro no se da cuenta de que en realidad estamos frente a un embotellamiento, una discusión de pareja, o el temor de perder el trabajo. La diferencia es que antes toda esa energía se liberaba corriendo o luchando y hoy se queda encerrada en nuestro cuerpo por lo tanto hay que liberarla.

Inspirar con el abdomen y expirar lentamente envía señales de calma al cerebro para desactivar su alerta y por lo tanto el estímulo para liberar cortisol y adrenalina.

Buscar soporte social. No te quedes sola. En un momento de estrés crónico, muchos tienden a aislarse, sin embargo es muy importante compartir ese momento ya que eso permite liberar la hormona oxitocina que es el antídoto del cortisol y es la llamada la hormona del abrazo.

También se ha probado que las mascotas ayudan mucho a mejorar el estrés crónico así como ejercer la gratitud. Agradecer o ayudar al prójimo disminuye el cortisol propio en un un 30 %, por lo que podemos afirmar que ayudar te ayuda.

Portrait of beautiful young woman with her dog using mobile phone at home.

Es importante evaluar cuáles son los estresores que nos atraviesan. ¿Es algo nuevo o una situación  que no puedo controlar? ¿Es algo que se presentó de golpe? ¿Una persona que nos hace sentir mal? El estrés contagia.

Las hormonas de estrés aumentan si nos acercamos a quienes están crónicamente estresados. Es importante identificar estos factores y resolverlos.

Muchas veces el tiempo nos domina, o mejor dicho, la falta de tiempo. Establecé una agenda organizada y controlada es un factor primordial. El día tiene 24 horas y no más, por cual e importante saber que el tiempo no se estira y que lo que sobra nos estresa crónicamente. El control del tiempo es muy valioso a la hora de la prevención del estrés crónico.

Se el primero en comentar

Deja tu comentario


*