El Aguilita ganó 1 a 0, pero el martes decide en el de vuelta en la liga Concacaf ante equipo de Nicaragua

Muchos recordarán al Aguila formidable que ganaba a cuanto equipo centroamericano se le pusiese en frente. Años quedaron atrás de esas hazañas.

Pero hoy, el Aguilita como en viejos tiempos ganó 1a 0 en la liga Concacaf, aunque fuera en los últimos minutos. Bueno, fue a un equipo de Nicaragua, quienes nunca fueron rival para los salvadoreños. Comunicaciones, Aurora, de Guatemala, o Saprissa de Costa Rica eran los rivales a vencer.

Claro, hablamos de un Aguila de Pato Valencia, de Pelé Zapata, de Cisco Díaz, entre otros. La historia es nueva, aunque lleva años de ser nueva.

El Real Estelí fue su víctima en el primer partido, luego, tendrá que resolver el de vuelta, en Nicaragua, el martes.

La afición miguelaña, nueva, llegó segura que su equipo saldría avante. Decimos nueva, porque la afición vieja que disfrutó y sufría de verdad los partidos con camiseta sudada de corazón, seguramente se quedaron guardados en San Miguel.

Aguila ganó 1 a 0, no desmerito, pero muy poco, luego de 88 minutos de frustración.