México: Hospitalizan al Cardenal Norberto Rivera tras dar positivo al COVID-19

Entre el 8 y el 15 de enero, obispos de tres continentes murieron como resultado del coronavirus. Los obispos fallecidos tenían entre 53 y 91 años. Cinco de los obispos murieron en Europa, donde una nueva cepa de COVID-19 ha llevado a muchos países a implementar más restricciones.

0
134

Pasadas las 11 de la noche del 16 de enero, la Arquidiócesis Primada de México informó que su Arzobispo Emérito, el Cardenal Norberto Rivera, ha sido hospitalizado tras dar positivo al COVID-19.

“A todos los fieles y clérigos de la Arquidiócesis Primada de México, a los Señores Obispos de las Diócesis de México, reciban un saludo afectuoso en el Señor. Por instrucción del Sr. Arzobispo Primado de México, Carlos Cardenal Aguiar Retes, les informo que el Sr. Cardenal Norberto Rivera Carrera ha sido hospitalizado con diagnóstico de COVID-19”, indicó la Iglesia local en un comunicado publicado el 16 de enero.

La información señala que el Purpurado “está siendo debidamente atendido”, y que “él mismo pide la oración del Pueblo de Dios para hacer frente a esta situación tan especial”.

“Y quienes peregrinamos en esta Arquidiócesis de México, estamos filialmente comprometidos en la plegaria por quien presidió esta Iglesia particular. Roguemos a Nuestra Señora de Guadalupe por todos los enfermos, particularmente por aquellos que se encuentran afectados en esta situación de pandemia”, concluye el comunicado arquidiocesano.

Según el más reciente informe del Centro Católico Multimedial (CCM) difundido el 17 de diciembre de 2020, en México han fallecido cuatro obispos y 128 sacerdotes a causa del coronavirus.

Desde el inicio de la pandemia, México suma 1.630.258 casos confirmados y 140.241 fallecidos de COVID-19. Los casos activos confirmados bordean los 95 mil y 1.212.403 millones de personas lograron recuperarse de la enfermedad.

En la última semana, nueve obispos católicos murieron en todo el mundo después de dar positivo por COVID-19.

Entre el 8 y el 15 de enero, obispos de tres continentes murieron como resultado del coronavirus. Los obispos fallecidos tenían entre 53 y 91 años. Cinco de los obispos murieron en Europa, donde una nueva cepa de COVID-19 ha llevado a muchos países a implementar más restricciones.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí