Quieres conocer los beneficios de escuchar música clásica

Qué te parece si descubres en esta nota sobre los sorprendentes beneficios de escuchar música clásica para la salud física y emocional.

Sabias que escuchar música es medicina para el alma como dicen muchos.. Pero la música clásica trae muchos más beneficios de lo que uno piensa.

La música es buena para la salud, y en especial es buena para el cerebro y el corazón. La ciencia no ha dejado pasar la oportunidad de indagar en los beneficios de la música y en cómo responde nuestro cerebro a las notas musicales.

Un estudio realizado por investigadores de la Universidad McGill de Montreal (Canadá), y publicado en la revista Nature, la música genera en el cerebro las mismas sustancias químicas que regulan las sensaciones placenteras del sexo, las drogas o la comida, y gran parte de ese placer reside en las áreas cerebrales que se activan con la música.

Música clásica para estimular el cerebro

Mejorar la creatividad y activar la memoria son dos de los efectos de la música en el cerebro. La música clásica es buena para estudiar, para mejorar la concentración y para crear un ambiente relajante.

El conocido como efecto Mozart, y que se surge a raíz de una investigación realizada en la Universidad de California Irvine sobre los beneficios de escuchar a Mozart antes de un examen, ha dado lugar a que se asocie precisamente la música del compositor Wolfgang Amadeus Mozart con la estimulación de la inteligencia.

Música clásica beneficios estrés

¿Qué tienen en común Vivaldi, Mozart y Beethoven? La respuesta, la música clásica reduce el estrés y es un antídoto contra la depresión. Escuchar música clásica ayuda a reducir la tensión muscular y los niveles de cortisol, la hormona del estrés. Incluso comer con música es aconsejable para liberar las tensiones del día.

Música clásica para el dolor

Numerosos estudios han constatado que uno de los beneficios de la música es reducir el dolor crónico. Uno de estos estudios, publicado en Journal of Advanced Nursing, corroboró que escuchar una hora de música al día ayuda a reducir el dolor crónico, asociado especialmente a patologías como la artritis.

Dolores en cuello, espalda y articulaciones que se pueden aliviar con música gracias a las endorfinas que libera el organismo como respuesta, y que actúan como un analgésico natural.

Música clásica para el corazón

Un estudio realizado por la Sociedad Americana de Hipertensión, en Nueva Orleans, apuntó que escuchar 30 minutos de música clásica al día ayuda a reducir de manera notable la presión arterial alta. De igual manera, otros estudios han corroborado que reduce la frecuencia cardíaca, dos aspectos importantes para proteger la salud del corazón.

Música clásica para el insomnio

Favorecer un ambiente relajante ayuda a conciliar el sueño y a dormir mejor, y para ello la música clásica es una excelente compañía para evitar el insomnio, tal y como constató un estudio de la Universidad de Toronto. Escuchar música clásica antes de dormir mejora la calidad y duración del descanso.