Preferencia de decoración y colores Navidad 2017

La Navidad está a la vuelta de la esquina. Los centros comerciales ya están prendiendo sus luces.

La Navidad está a la vuelta de la esquina. Los centros comerciales ya están prendiendo sus luces y haciendo gala de su decoración para la temporada de fin de año. Así que es hora de ir pensando en cómo quiere decorar su casa, hacer o comprar lo que le falte y comenzar a desempolvar el árbol y los demás adornos navideños que llevan todo el año guardado en el último rincón de la casa o del depósito.

Los colores tradicionales, como el verde y el rojo, nunca perderán su lugar privilegiado, son como la bandera de la Navidad. Sin embargo, este año el blanco cobra mucha vigencia.

El color verde

En muchos hogares se acostumbra tener un árbol bajo el cual acomodan sus buenos deseos o regalos a los que más aman.  De hecho, hace un buen contraste con el rojo.  El verde es el segundo color de la Navidad.  El verde es el color que más abunda en la naturaleza y el verde del pino mantiene su color todo el año.  Esto señala la esperanza sempiterna del hombre, simboliza la juventud y fe del hombre. Todas las agujas del pino apuntan al cielo, lo que significa nuestra dependencia total de Dios.

La estrella

Dios prometió a la humanidad de que mandaría al mundo un Salvador y la estrella sería una señal divina de su nacimiento. Desde entonces todas las estrellas que se ven en el cielo, representan la esperanza ardiente de la humanidad en su redentor y Salvador.

 

Las campanas

Los buenos pastores llamaban a sus ovejas por el sonido de una campana, que podían reconocer aun a la distancia. Por medio de ellas, las ovejas que se habían distraído con algo en el camino y que estaban perdidas, podían retomar el camino del grupo. La campana significa que todo hombre necesita buscar a su hermano y ayudarle a encontrar a Dios y regresar a Su redil. Significa también que todos nosotros somos preciosos a la vista de Dios y que Él nunca nos desamparará, solo espera que podamos escuchar Su llamado.

Las velas

Una vela es una llama viva que aun siendo débil puede iluminar todo un ambiente. La vela demuestra el agradecimiento del hombre por la estrella de aquella noche.  En la antigüedad se colocaban velas sobre los árboles de Navidad para representar los destellos de las estrellas.  En la actualidad, se usan luces pequeñas para representar las estrellas. Si cada uno de nosotros pudiera encender una vela y compartir esa luz con el que la necesita, este mundo sería un mejor lugar donde vivir.

Los lazos

Ahora hay lazos de todos los colores, pero estos no pierden su esencia. El  lazo se coloca sobre el regalo para recordarnos el espíritu de hermandad del hombre.  Debemos recordar siempre que el lazo se ata en la misma manera en que los hombres deben unirse, vinculados eternamente en la buena voluntad.  La buena voluntad es el mensaje del lazo. Ninguna adversidad puede vencer a una familia, una vecindad, una comunidad o un país unidos.

El bastón

A los niños les encanta los dulces en forma de bastón que colgamos del árbol o que a veces ponemos en una tarjeta. El bastón era utilizado por los pastores, no para golpear sino para dirigir a las ovejas hacia los lugares de paz. Que podamos ser guías adecuados para aquellos que nos siguen, guías que los conduzcan a las fuentes de agua que los sacien por siempre, la Fuente de Agua Viva es Jesucristo.

Ahora que volvamos a dar una mirada a los adornos que hemos puesto en nuestro hogar, recordemos y encontremos el significado de cada uno de estos artículos. Recordemos que todo lo que hagamos solo nos sirve para recordar el regalo más grande que hemos recibido de Dios.