Indocumentados que crucen la frontera de EUA por primera vez enfrentarán cargos penales

Serán acusados de cruzar de manera ilegal la frontera, un cargo de delito menor, que puede acarrearles una pena de no menos de dos semanas de cárcel, pero que puede prolongarse hasta seis meses de prisión.

Foto: https://vivanoticias.net/

La Patrulla Fronteriza de Estados Unidos (EUA) reactivó y amplió en Tucson, en Arizona, una estrategia para que los inmigrantes indocumentados que crucen la frontera de manera ilegal a través del desierto de Arizona, incluso los que están intentando por primera vez, sean enviados a la cárcel y enfrenten cargos.

La agencia federal indicó esta mañana que ha vuelto a implementar una política que busca disuadir a la inmigración ilegal mediante el enjuiciamiento de cualquier persona que intenta cruzar la frontera de esa manera.

Según medios internacionales, la Operación Streamline, utilizada para desalentar la inmigración indocumentada procesando aquellos que eran detenidos múltiples veces tratando de cruzar la frontera, fue ampliada para acusar y presentar ahora cargos criminales contra los migrantes que por primera vez cruzan de manera ilegal a (EUA).

La Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) informó que el restablecimiento y ampliación del programa en junio pasado en Tucson, permitió procesar en los primeros 30 días a 565 inmigrantes que por primera vez eran detenidos cruzando la frontera.

Te puede interesar: EUA volverá a deportar a padres indocumentados de niños con ciudadanía

Serán acusados de cruzar de manera ilegal la frontera, un cargo de delito menor, que puede acarrearles una pena de no menos de dos semanas de cárcel, pero que puede prolongarse hasta seis meses de prisión.

“El propósito de esta medida es disuadir a los migrantes de arriesgar sus vidas al cruzar ilegalmente a través del inhóspito desierto de Sonora”, explicó la CBP en un comunicado.

El escrito detalla que “el sector de Tucson planea hacer la región del desierto del oeste el lugar aún más indeseable para cruzar”.

Inicialmente la Operación Streamline solo refería a un número limitado de indocumentados para su procesamiento penal, en especifico cuando éstos ya habían sido detenidos antes.

Detenían a indocumentados de primer ingreso y los regresaban a México, en caso de ser mexicanos, en cuestión de horas, sin ser acusados de delito alguno ni enfrentar penas de cárcel, según informes de http://netnoticias.mx.