F.C Nantes interpone demanda contra el Cardiff por incumplimiento de pago en fichaje de Emiliano Sala.

La FIFA resuelve demanda en contra de Cradiff por Incumplimiento de pago por fichaje del argentino Emiliano Sala.

La Federación Internacional de Fútbol Asociación (FIFA) determino que el Cardiff galés deberá pagarle al Nantes francés 6.5 millones de euros que corresponden al primer plazo tras el fichaje del jugador argentino Emiliano Sala, quien falleció a finales de enero en un accidente aéreo en el Canal de la Mancha.

La FIFA afirmo este lunes la decisión sobre el caso, luego que el Nantes denunciara al Cardiff por no querer pagar el importe del traspaso del argentino, que rondó los 17 millones de libras (18 millones de euros), según el acuerdo firmado entre ambos clubes el 19 de enero pasado.

durante un comunicado la Federación Internacional de Fútbol Asociación afirmo que la Comisión del Estatuto del Jugador Argentino “no ha dejado de tener presente las instancias únicas y específicas de esta situación a lo largo de las deliberaciones sobre esta disputa” y que se ha reservado de imponer a las partes los costes del procedimiento.

La postura hecha pública y confirmada este lunes a las partes puede ser puesta ante el Tribunal de Arbitraje Deportivo (TAS).

El equipo francés interpuso su denuncia ante la FIFA debido a la decisión del Cardiff a negarse el pago establecido en el acuerdo entre ambos por el fichaje de Sala, cuyo fichaje se convirtió en el más costoso de la historia del club galés, ya que el club francés afirmo que la incorporación aún no era efectiva.

Emiliano Sala, de 28 años, fallecio el pasado 21 de Enero a consecuencia de las lesiones sufridas en la cabeza y en el tronco en el accidente de la avioneta que le trasladaba desde Nantes hacia Cardiff, después de su fichaje, cuando la aeronave desapareció cuando sobrevolaba el Canal de la Mancha.

Luego de dos arduas semanas de búsqueda, la avioneta fue encontrada a 67 metros bajo el nivel del mar, junto a ella se encontró el cuerpo del Argentino, según confirmó la policía de Dorset (Reino Unido) el pasado 7 de febrero tras someterlo a las respectivas pruebas forenses.