Niña vivió 8 años entre monos y ahora camina en “cuatro patas”

0
261

Vivir por ocho años en una reserva natural y rodeada de monos llevó a una niña de entre 10 y 12 años a caminar “en cuatro patas” y a comunicarse por medio de chillidos, al mejor estilo de “El Libro de la Selva” por lo que la apodaron “La Niña Mowgli”.

El caso se reportó esta semana cuando oficiales de la policía de la India la encontraron en la comunidad de Bahraich, en la frontera con Nepal, según reportaron medios británicos como The Suny Daily Mirror.

La niña fue encontrada conviviendo con una comunidad de monos en medio de la selva de India en enero último y llevada a un hospital de Bahraich, en el estado de Uttar Pradesh, por oficiales. La pequeña, de identidad desconocida, fue hallada desnuda, con una grave desnutrición y rodeada por primates.

Sin embargo, pese a lo que puede suponerse, la jovencita no parecía estar aterrada por la presencia animal, a la que parecía acostumbrada, según indicó el agente forestal Suresh Yadav, quien la encontró durante una patrulla nocturna de rutina en Katarniaghat. Cuando las autoridades pretendieron rescatarla, comenzó a gritar y el resto de los simios la rodeó para protegerla.

“Es desconocido como terminó ella viviendo en la selva o por cuanto tiempo ha estado con los animales, pero cuando la encontraron estaba totalmente vestida, ya está aprendiendo cómo hablar, caminar, pero aún no puede comer en un plato”, apuntan en The Sun.

“Nos dijeron que la niña estaba desnuda y muy confortable con la compañía de los monos. Cuando trataron de rescatarla, fueron perseguidos por los primates”, explicó el oficil de policía Dinesh Tripathi. “Basado en sus patrones de comportamiento, es posible que haya vivido con los monos desde que era bebé”, añadió. Los patrones a los que se refiere el jefe de Policía de Bahraich son elocuentes. La pequeña actúa de manera errática, corre por todos lados apoyada en sus manos y pies y se alimenta directamente desde el piso con la boca.

Los medios locales de inmediato realizaron el paralelo entre la niña y Miwgli, el personaje de El Libro de la Selva, de Rudyard Kipling, que convive con animales y entabla una relación de absoluta confianza y comunicación. Sin embargo, no es tan feliz como el de la novela.

Mary-Ann Ochota, antropóloga, dedica su vida a estudiar a niños salvajes. Explica que a menudo este tipo de casos se da por la vergüenza de la familia o por situaciones de abuso de cualquier tipo en las cuales la víctima es abandonada a su suerte.

“No son historia del Libro de la Selva, son a menudo casos de negligencia y abuso. Y a veces es así porque se presenta una combinación de adicción, violencia doméstica y pobreza. Son niños que cayeron a través de las grietas, que fueron olvidados, o ignorados, u ocultos”, concluyó la especialista.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí