Cómo controlar el estrés

 Una de las mejores formas de afrontar el estrés es entenderlo, para luego buscar una estrategia para controlarlo.

Una de las mejores formas de afrontar el estrés es entenderlo, para luego buscar una estrategia para controlarlo.

A muchas personas les funciona hacer ejercicio, sentir y pensar positivamente, socializar con diferentes personas y ayudar a los demás.

Reír también es un ejercicio comprobado, pues reduce el estrés y los niveles de cortisol. Durante la risa se libera oxitocina, una hormona que genera placer y felicidad, aumentando la confianza y la forma de relacionarnos.

Aprenda a reconocer cuando se sienta estresado. Los primeros signos de estrés incluyen tensión en los hombros y el cuello, o apretar los puños. Trate de evitar el hecho o la situación que le produce estrés. Si eso es imposible, cambie la forma de reaccionar ante el estrés.

Haga ejercicio. Es una forma saludable de aliviar la energía y la tensión acumuladas. El ejercicio libera unas sustancias químicas del cerebro que nos hacen sentir bien, llamadas endorfinas. También ayuda a ponerse en forma física, lo cual permite sentirse mejor.

Coma bien. El estrés puede afectar su apetito. Asegúrese de estar comiendo de manera regular y equilibrada.

Duerma lo necesario. Es importante dormir lo suficiente para que su cuerpo tenga tiempo de recuperarse.

Medite. La meditación es una forma de pensamiento guiado. Puede adoptar muchas formas. Puede realizarla con ejercicios que utilizan los mismos movimientos una y otra vez, como caminar o nadar. Se puede meditar practicando técnicas de relajación, elongando o respirando profundamente.

Las técnicas de relajación son simples. Comience con un músculo. Manténgalo apretado durante unos segundos y luego relájelo. Haga esto con cada uno de sus músculos, empezando por los dedos de los pies y los pies, y siga subiendo hacia el resto del cuerpo.

La respiración profunda y relajada por sí sola puede ayudar a aliviar el estrés. Esto ayuda a obtener mucho oxígeno y activa la respuesta de relajación de su cuerpo.

Déjelo ser. No se preocupe por cosas que no puede controlar, como el clima.

No se preocupe por cosas pequeñas. Resuelva los problemas pequeños. Esto puede ayudarlo a tener una sensación de control.

Esté listo. Prepárese de la mejor manera según su capacidad para aquellos eventos que sepa que pueden ser estresantes, como una entrevista de trabajo.

Arriba ese ánimo. Trate de ver el cambio como un desafío positivo, no como una amenaza.

Busque soluciones. Resuelva los conflictos que tenga con otras personas.

Recurra a la palabra. Hable de lo que lo está molestando con un amigo, un familiar o un terapeuta en quien confíe.

Sea realista. Establezca objetivos realistas en el hogar y en el trabajo. Evite programar demasiadas cosas.

Diviértase un poco. Participe en una actividad que no le produzca estrés, como deportes, eventos sociales o pasatiempos.

Simplemente diga no. Manténgase alejado de las drogas y el alcohol. De hecho, pueden aumentar sus niveles de estrés.