A 11 años del trágico hecho en la Colonia Málaga donde murieron 32 personas, la herida aún no sana

Hoy a Iglesia realizara un servicio especial con su lema "Porque la historia no debe olvidarse".

Sin duda alguna la noche del tres de julio de 2008 seguirá siendo una fecha que jamas olvidaran familiares,amigos, y feligreses de la Iglesia Cristiana Elim.

A 11 años de la tragedia del autobús que cedió a la corriente del río en la Colonia Málaga donde fallecieron 32 personas, aún no sana la herida que marcó las vidas de todos los salvadoreños.

«El bus siempre salía a las cinco de la tarde, teníamos una hora promedio para que las madres recogieran a sus niños del colegio y a quienes salían de trabajar. En la casa teníamos la costumbre de cenar todos juntos hasta que el último llegaba y por ello la estábamos esperando» Menciona Luis Landaverde, padre de Krissia una de las personas fallecidas en dicho incidente.

Esa noche el autobús salía de la Iglesia, una fuerte lluvia caía pero nadie se imaginaba lo que pasaría.

Fuimos el penúltimo bus que salió del parqueo, y a uno lo comienza a angustiar la lluvia, fue un tema en común en el bus, al pasar el plantel avanzamos 50 metros, sentimos como que habíamos chocado y el bus se apagó y era el repunte del río» Relata Fabricio Montoya, el único sobreviviente del trágico accidente.


Este hecho generó consternación y apesar que habitantes hicieron esfuerzos tratando de amarrar con lazos el bus para evitar que fuera arrastrado fue imposible. Hombres,mujeres,niños y adultos mayores al ver que los esfuerzos que cuerpos de socorro eran infructuosos no les quedó más que orar.

Pasados los años de la tragedia en 2013 el Ministerio de obras públicas entregó el Monumento Conmemorativo Colonia Málaga calle a Monserrat es ahí donde año con año se reúnen sus familiares, hermanos de la congregación y amigos para realizar un servicio dedicado a las víctimas.

Hoy a partir de las 8:00 pm en dicho monumento la Iglesia realizara un servicio especial con su lema «Porque la historia no debe olvidarse».