Trump dijo que si Centroamérica no acepta a sus deportados habrá represalias comerciales

El presidente Donald Trump advirtió que no va a andar con contemplaciones con nadie, ni con El Salvador, ni con Guatemala ni con ningún país centroamericano si no aceptan a sus deportados. Desde el condado de Suffolk, una de las localidades más castigada por la violencia de la Mara Salvatrucha, aprovhechó para calentar el debate sobre la inmigración.

Pidió recursos para reforzar el operativo de la policía de inmigración (ICE) y amenazó con represalias comerciales si los países centroamericanos no aceptan deportados. El Salvador depende mucho de Estados Unidos, es su principal socio comercial con quien también tiene un Tratado de Libre Comercio (TLC).

Además, el flujo de remesas es enorme que mantienen la economía salvadoreña. No solo eso, tambalea el Estatus de Protección Temporal (TPS) que vence los primeros meses de 2018. El Salvador tiene mucho que perder con deportados criminales, no criminales y perder la protección temporal donde casi 188 mil salvadoreños están acogidos.

El presidente, que recurrió a un lenguaje muy gráfico a la hora de presentar la violencia de la Mara Salvatrucha, proclamó que los días de la política de brazos abiertos a la inmigración ilegal “se acabaron”. Y animó a las fuerzas del orden a que actúen «con dureza» frente a estos criminales, «no seáis amables». “Os encontraremos, os arrestaremos, os encarcelaremos y os deportaremos”.

“Van a ir directos de vuelta a sus países”, reiteró ante un público entregado. Y comentó acto seguido que si algún país no acepta a estos miembros de las bandas, su negativa afectará a las relaciones comerciales.

Trump se mostró así partidario de “utilizar el poder económico” de EE UU en cuestiones de seguridad nacional. “Para mi todo importa y los que se negaban ahora lo aceptan”, afirmó.

La visita de Trump se produce una semana después de que la fiscalía del distrito Este de Nueva York presentara cargos penales contra tres miembros de la MS-13 tras mutilar en abril a cuatro adolescentes en un parque de Central Islip. “Los chavales fueron brutalmente golpeados, acuchillados y apuñalados hasta la muerte en un horrible frenesí de violencia”, según las autoridades.