20 años más de prisión purgará pandillero por ordenar homicidio desde penal

Por ordenar la muerte de un miembro de su mismo grupo criminal fue condenado a 20 años más de prisión a Víctor Manuel Escobar Molina.

Víctor Manuel Escobar Molina deberá purgar 20 años de cárcel después de comprobársele  que ordenó desde el penal de Izalco la muerte de Miguel Ángel Hernández. La víctima fue privado de libertad, asesinado y luego desmembrado para que finalmente fuera enterrado en el municipio de El Carmen, en el departamento de Cuscatlán.

La Fiscalía General de la República (FGR) informó que Hernández fue asesinado  la vida el 17 de octubre de 2013, el mismo día que fue privado de libertad; no obstante sus restos fueron encontrados hasta el 5 de diciembre del mismo año, en las cercanías del río Mucuyo, en el cantón Soledad, en la jurisdicción de El Carmen.

Fiscales de la Unidad de Vida de la oficina de Cojutepeque demostraron, además, que en el crimen participaron pandilleros  que, cumpliendo las órdenes del detenido, dadas a través de una comunicación telefónica, lo decapitaron, y le cercenaron los brazos y piernas.

Pruebas testimoniales confirmaron que el móvil del crimen fue porque la víctima se había dedicado a robar en la zona donde operaban y presuntamente estaba incumpliendo una de las reglas que debe atacar el grupo, ya que también era integrante de la pandilla 18.

Fue con base a las demás pruebas periciales y documentales que el Juzgado de Sentencia de Cojutepeque lo declaró responsable del homicidio agravado.