Salvadoreño en EUA: «No quiero que me confundan con un pandillero. Como están las cosas me arresta ‘la migra’ y me deportan»

Jóvenes inmigrantes centroamericanos  se encuentran atrapados entre las promesas de deportación del presidente de Estados  Unidos, Donald Trump, en contra de los pandilleros y ser víctimas de esos  grupos  criminales.

Un reporte periodístico de la agencia EFE, reproducido por varios medios de comunicación este viernes, ilustra la situación con el caso de un joven originario de Sonsonate, que emigró a Estados Unidos hace 10 años y vive en una zona de Los Ángeles, California, donde opera la pandilla MS-13.

“Sí, hay miedo en estas calles, mire necesito quitarme un tatuaje, no quiero que me confundan con un pandillero. Como están las cosas me arresta ‘la migra’ y me deportan a El Salvador”, declaró a EFE Nelson Rivas.

Su temor es que la Agencia de Control de Inmigración y Aduanas (ICE, en inglés) pueda etiquetarlo como pandillero solo por tener un tatuaje, tal como se enteró que le ocurrió a otro joven.

Los asesinatos y otros crímenes cometidos por la MS-13 en Long Island, Nueva York, han atraído la atención de Trump y de su secretario de Justicia, Jeff Sessions.

Trump, en un mensaje en Twitter, acusó a las “débiles” políticas en contra de la inmigración indocumentada del expresidente Barack Obama de permitir el crecimiento de las pandillas, específicamente la MS.

Sessions visitó la semana pasada Long Island, donde prometió acabar con las redes de financiamiento de esa pandilla.

“El Departamento de Justicia tiene cero tolerancia frente a la violencia de pandillas. Si eres miembro de una pandilla, debes saber esto: te encontraremos, devastaremos tus redes”, advirtió.

Dicha pandilla mantiene atemorizados a los dos condados de Long Island, Suffolk y Nassau, una región donde viven aproximadamente 250,000 salvadoreños.

Al menos una decena de homicidios, varios de ellos cometidos con machetes, han disparado las alarmas de las autoridades federales, estatales y locales.

El gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, envió un refuerzo de 25 policías estatales o “troopers” para apoyar el combate a las pandillas que hace la policía del condado de Suffolk.

 “Nadie quiere salir de su casa, los negocios están vacíos, y entre los pandilleros y la ‘migra’ estamos atrapados”, comentó en la ciudad de Brentwood a Efe Ernesto Trejo, integrante del Comité Independiente Salvadoreño de Nueva York.