El pleito político por el control de la capital, “la joya de la corona” y su extrema influencia en elecciones

En marzo del 2018 El Salvador pasará por un nuevo proceso electoral para elegir a alcaldes y diputados y, en el 2019 elegirá al nuevo Presidente de la República. ,

La Alcaldía de San Salvador es una de las joyas más codiciadas por los partidos políticos, principalmente por los mayoritarios, Alianza Republicana Nacionalista (ARENA) y el Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN); los cuales mantienen una constante lucha por el control de ésta en cada contienda electoral.

Uno de los motivos por los cuales la alcaldía de San Salvador se convierte en un objetivo clave para las aspiraciones de los diferentes institutos políticos, es por la influencia que ésta tiene en las elecciones presidenciales y legislativas  del país.

Según el ex alcalde capitalino y ahora diputado de ARENA, Norman Quijano, ganar la alcaldía de San Salvador influye en las elecciones presidenciales por las expectativas generadas al ganar la comuna,  por el control territorial que se ejerce. Cabe destacar que, El Salvador elegirá a 84 diputados y 262 alcaldes en marzo de 2018 y, el nuevo presidente en  2019.

“La expectativa que se genera con el partido que gana la alcaldía de San Salvador es bastante influyente (…), para el resultado que se puede esperar en el siguiente ejercicio, que es la presidencial de 2019”, comentó Quijano. Pero, a pesar de eso, decidió no competir y mejor buscar de nuevo la diputación.

Por su parte, el analista político Geovani Galeas, sostiene que “históricamente, la alcaldía de San Salvador, a lo largo de todo el proceso político nacional ha sido (…) la joya de la corona”, debido a la gran influencia de la capital en cada proceso electoral.

En ese sentido, Quijano también valora la importancia de ganar la alcaldía de San Salvador, a la cual también llamó “la más preciada corona”, adjetivo que se le atribuye por su importancia política, económica, cultural y social.

Galeas sostiene que ganar la alcaldía y realizar una buena gestión favorece en las otras contiendas electorales y, es uno de los factores determinantes en la campaña de cualquier partido político, para elecciones presidenciales y legislativas.

Según Galeas, ser alcalde de San Salvador es un “sitio inmejorable”, porque de una buena gestión podría depender una próxima postulación presidencial.

Las últimas encuestas le dan la razón a Galeas. Nayib Bukele se ha posicionado rápidamente a la cabeza de las preferencias electorales del país, no solo por encima de sus compañeros del FMLN -a quienes aplasta con los números- sino además por arriba de los mejores calificados de la derecha.

“Es determinante para que la ciudadanía dé el aval para que un partido consiga el poder (presidencial), o bien, lo pierda en caso de una mala gestión”, comenta el analista.

La importancia política de la alcaldía capitalina también radica en el efecto que ésta pueda tener en los restantes 18 municipios pertenecientes al departamento de San Salvador.

Según Quijano, con su postulación logró impulsar “un modelo de gestión que permitió recuperar el área metropolitana de San Salvador”. Es decir recuperar algunas alcaldías que estaban en dominio del FMLN.

Quijano sabe de lo que habla, pues él tenía los números para ser presidente, luego de ser alcalde, pero no todo el aparataje de la derecha simpatizaba con su ascenso, lo que le ocasionó serios problemas para alcanzar el objetivo, más allá del contendiente de la izquierda. Luego al ex alcalde le quedó claro que un sector de su partido no lo ve en la silla presidencial, y le impidió incluso correr por el trono de la alcaldía y de tajo impusieron a Edwin Zamora. Lo que se supo en pasillos es que mostraron una encuesta en la que Quijano perdía contra Bukele, encuesta que nadie supo al final quién la elaboró con ese fin, contraria a lo que decían las otras mediciones que fueron públicas.

Zamora perdió contra Bukele, y ARENA una vez más perdió la joya capitalina y su influencia. Ahora que Quijano ha decido no correr por la comuna, se ve más difícil para los tricolor hacerse de la joya.

Zamora, el preferido de algunos círculos de poder, sigue en su afán de allanar el camino a otras personalidades. Fuentes cercanas a ARENA afirman que Zamora quiere ayudar a que el industrial Javier Simán sea el candidato presidencial para 2019. Y además ha sido señalado como el divisor de ARENA en la gestión de Mauricio Interiano.

Por ahora, para 2018 solo el FMLN ha mostrado su robustez con su contendiente para seguir en la alcaldía, Bukele. Mientras éste tiene la mirada más arriba, la presidencia, y los números le sobran. Sin embargo, varios efemelenistas de hueso duro ya le dijeron que no, al menos por ahora.

Una mala gestión del presidente Salvador Sánchez Cerén puede abrirle el portón de entrada a Bukele, si el FMLN quiere mantenerse en el poder.

En ARENA, aún no se ve por dónde saldrá el contrincante para la comuna capitalina. ¿Quijano, Ana Vilma de Escobar, Margarita Escobar?, está por verse.

Por más que digan que no importa tanto ganar la comuna capitalina, expresa Galeas, la historia ha demostrado que sí es de extremo valor. Y hoy por hoy, es Bukele contra ARENA, como la messidependencia en el Barcelona.

La influencia de la Alcaldía de San Salvador en la obtención de diputados

Pareciera ser que la alcaldía capitalina genera también mucha influencia en la obtención de diputados para el departamento de San Salvador, el cual posee mayor representación de diputados en el Órgano Legislativo, debido al tamaño poblacional de éste y la influencia económica que ejerce en el país. Según la distribución de la Asamblea Legislativa, al departamento de San Salvador le corresponden veinticuatro diputados.

Para el periodo comprendido entre 2009-2012, mientras gobernó Norman Quijano, los tricolores obtuvieron 8 diputados y el frente consiguió 12.

En los siguientes comicios (periodo 2012-2015), ARENA volvió a postular a Quijano; mientras que el  FMLN puso a Schafik Hándal como candidato. En esta ocasión, el reconocimiento del que gozaba Quijano fue más determinante y arena logró 12 curules, 4 más que los farabundistas.

Para el periodo 2015-2018, Norman Quijano ya no participó y en su lugar se postuló Edwin Zamora, mientras que el FMLN postuló a Nayib Bukele, quien procedía de la alcaldía de Nuevo Cuscatlán.

En este proceso electoral realizado en 2014, Bukele ganó la alcaldía capitalina con una diferencia de 7 mil votos arriba de Edwin Zamora. ARENA logró 11 diputados y el FMLN obtuvo 10 en el departamento de San Salvador.

Para este proceso electoral, cabe destacar que el Tribunal Supremo Electoral posibilitó la ejecución del voto cruzado, es decir que la ciudadanía podía votar por rostros o por banderas.