René Novellino: «Si no se resuelve el problema del impago en pensiones, en tres meses el Gobierno deberá el doble»

El Estado sigue en deuda con los trabajadores salvadoreños al no cancelar los 55 millones de dólares al sistema de pensiones. Esto ha traído consecuencias como el que calificadores de riesgo digan que El Salvador es un país riesgoso en inversiones.

La Asociación Salvadoreña de Administración de Fondos de Pensiones (ASAFONDOS) denunciaron esta mañana que el Gobierno se ha convertido en mal pagador y moroso, al no responder al pago de la deuda  previsional y que a este día  suma 55  millones de dólares.

Para el presidente de la gremial, René Novellino, lo sucedido «no tiene precedentes» y que el Estado deba dinero prestado a los trabajadores salvadoreños en condición de deudor es ya una condición delicada porque eso tiene consecuencias inmediatas que se comienzan a percibir.

Mencionó que las calificadores de riesgo han calificado de «riesgoso en inversiones» a El Salvador, y así lo mencionan a cualquier empresas del mundo, porque no cumple con los pagos.

Para Novellino, los espacios para un financiamiento externo se irán cerrando o encareciendo, y esa es una circunstancia que afecta no solo a los dos millones de  trabajadores que se les ha prestado el dinero, sino a todo el país.

Incluso aunque se ejecute  el pagoel récord crediticio queda con esa mancha, lo cual significa que aparecerá eso en el expediente.  «Es un problema fiscal que tiene múltiples dimensiones y debe ser resuelto de forma intergral», dijo, por lo que asegura que si se  resuelve el tema de los $55 millones es una dimensión, pero dentro de 3 meses hay otro vencimiento.

«Si no se encuentra una solución integral, el problema va a persistir y  las calificadoras de riesgo van a seguir viendo que existe el problema», detalló.

Problema se duplicará

Novellino aseguró que en julio habría un doble problema, el pago de $41 millones de capital e intereses y el límite de compra obligatoria se alcanza. «Entre más se prolongue esta situación sin que se encuentre solución es mayor el riesgo del deterioro de calificación crediticia», explicó.

Añade que si persiste el incumplimiento de pago del Estado no podría ser posible la compra de certificado.

Detalla que este es un buen momento además para la reforma al sistema de pensiones, pero eso implica resolver el problema coyuntural de los $55 millones y se encuentre una solución, para que después se realice un estudio de las diferentes propuestas.

Y es que asegura que ya se le enviaron notas del cobro al Gobierno y no han dado aún respuesta de ello de manera oficial sobre el requerimiento de pago.   «El tema es tan delicado, que va mucho más allá de los 55 millones de dólares y como país tenemos que encontrar una solución a esta problemática», expuso.

Manifestó que en responsabilidad con afiliados debe  decir que su dinero está asegurado, pero que  solo se cubre un trimestre más. «Muy responsablemente de nuestra parte se planteó la compra de CIP para asegurar el pago de pensiones», externó.