Renuncia embajador de Venezuela en la ONU tras petición de Maduro

Rafael Ramírez confirmó este martes su renuncia como Embajador Representante Permanente de Venezuela ante la Organización de las Naciones Unidas (ONU). Indicó que esta decisión fue tomada a solicitud del mandatario nacional, Nicolás Maduro.

La renuncia fue comunicada por el propio Ramírez desde su cuenta habitual de Twitter .

Debo informar que ayer, 4 de diciembre de 2017, he renunciado, a solicitud del Presidente de la República, a mi cargo como Embajador Representante Permanente de Venezuela ante la ONU”, escribió en su cuenta de Twitter.

En su mensaje, Ramírez incluye una carta dirigida este lunes al canciller venezolano, Jorge Arreaza, en la que anuncia su renuncia y hace un repaso de su gestión, que comenzó el 5 de enero del

En esa carta, Ramírez menciona una conversación mantenida con Arreaza en fecha no precisada y dijo que renunciaba como embajador ante la ONU cumpliendo con la “instrucción” recibida de Maduro para que deje de representar a Venezuela ante Naciones Unidas.

“Se me ha removido por mis opiniones”, afirma en el mensaje de Twitter el diplomático y ex presidente de la petrolera venezolana PDVSA.

“Me mantendré, pase lo que pase, leal al Comandante Chávez”, agrega Ramírez en ese mensaje, citando al antecesor de Maduro, el fallecido presidente venezolano Hugo Chávez.

En su carta a Arreaza, Ramírez sostiene que la decisión de renunciar le resultó “muy difícil” porque implica cesar en sus funciones cuando el país atraviesa “una situación de crisis político-económica donde el frente internacional ha adquirido una relevancia extraordinaria”.

“No obstante, ante la decisión del presidente no he tenido otra opción”, agrega.

Ramírez, quien fue el hombre más poderoso de la industria petrolera venezolana durante el gobierno de Hugo Chávez (1999-2013), había criticado recientemente la gestión económica del Gobierno de Maduro y había defendido su propio trabajo al frente de PDVSA, que está siendo objeto de una profunda investigación de las autoridades venezolanas por presuntos actos de corrupción.

En su carta de renuncia, Ramírez sostiene que todas su “observaciones” las ha hecho “honestamente” y “en público, después de expresarlas insistentemente en los espacios políticos correspondientes”.

“Esperaba fuesen bien recibidas, más aún cuando están planteadas de manera constructiva, con la sola intención de generar una discusión creadora, revolucionaria, con el único objetivo de superar juntos esta situación”, agrega.

Pero también sostiene que a partir de su renuncia “arreciarán los ataques y los vilipendios” contra él, “como ya han hecho algunas voces ofensivas y arteras”.

En el portal de internet local Aporrea se difundió a fines del mes pasado un artículo de opinión de Ramírez en el que respaldó a la industria petrolera, cuya reputación se ha visto golpeada tras la detención de 60 ejecutivos, entre ellos dos exministros del Petróleo y expresidentes de PDVSA, por presuntos hechos de corrupción.

“No quisiera imaginar que ahora arreciarán los ataques y vilipendios por expresar mis opiniones y fijar una posición de alertar en defensa de la revolución”, refirió Ramírez en su carta.