Putin telefonea a Maduro y le pide resolver crisis «dentro de la ley»

Los mandatarios hablaron también sobre la situación del petróleo.

El presidente de Rusia, Vladímir Putin, llamó por teléfono a su homólogo venezolano, Nicolás Maduro, y le recordó de la importancia de resolver los problemas de Venezuela «dentro de la legalidad».

«Nicolás Maduro informó sobre la situación política interna en Venezuela y sobre las medidas que se toman para resolver la crisis. El presidente de Rusia le deseó éxitos al Gobierno de Venezuela para normalizar la situación y subrayó la importancia de resolver los problemas dentro de la legalidad, de acuerdo a las leyes nacionales», informó el Kremlin en un comunicado.

Los mandatarios de Rusia y de Venezuela, además,  «trataron la situación en el mercado del petróleo, también en el contexto de los acuerdos entre los países miembros de la OPEP y otros países (productores de crudo) para rebajar los volúmenes de producción» del oro negro, según informa el comunicado.

Anteriormente la portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores ruso, María Zajárova, aseguró que la situación en Venezuela, donde 45 personas han muerto en las protestas que ocurren en todo el país desde hace casi dos meses, «no representa una amenaza a la paz y seguridad regionales», según publica en una noticia el periódico El Nacional.

La tensión se recrudeció cuando el presidente Maduro anunció el inicio de un proceso constituyente para redactar una nueva Carta Magna como la «única» manera de conseguir la paz, lo que sus detractores ven como un «golpe de Estado» y una manera de perpetuarse en el poder.

 «La instigación de conflictos mediante la provocación de desórdenes públicos y enfrentamientos es un camino a ninguna parte que puede derivar en caos, derramamiento de sangre y nuevas tragedias humanas», señaló la portavoz.

La tensión se recrudeció cuando el presidente Maduro anunció el inicio de un proceso constituyente para redactar una nueva Carta Magna como la «única» manera de conseguir la paz, lo que sus detractores ven como un «golpe de Estado» y una manera de perpetuarse en el poder.