Republicanos dan primer paso para derogar Obamacare

La normativa promovida por el expresidente Obama solo cubre a inmigrantes legales en Estados Unidos.

La mayoría republicana de la Cámara de Representantes aprobó hoy el proyecto de ley con el que pretende derogar y reemplazar la actual ley sanitaria del expresidente Barack Obama, (Obamacare), después de largas semanas de negociación en la propia bancada y dos intentos fallidos para aprobar el texto.

La iniciativa pasa ahora al Senado donde se espera que enfrente aún mayores desafíos, ya que se necesitarían votos demócratas para su aprobación. «Este es un excelente plan», insistieron los republicanos que acudieron a la Casa Blanca para celebrar la victoria  junto al presidente Donald Trump.

La nueva versión del American Health Care Act (AHCA) da a los estados la posibilidad de excluir uno o varios beneficios esenciales, que estaban garantizados por ley Obamacare, y que incluyen la cobertura de servicios de hospitalización, salud mental, emergencia y medicamentos, entre otros.

Esto es vital, sobre todo en el caso de enfermedades crónicas como la diabetes, que afecta a un gran número de latinos en Estados Unidos. Otro aspecto crítico que podría quedar por fuera son los servicios preventivos.

Trump ha insistido en que esta versión “es tan buena para las condiciones preexistentes, como lo es Obamacare”, pero expertos opinan que la ley está muy lejos de reflejar esa promesa. Aunque la nueva propuesta incluye un fondo de $8,000 millones de dólares para cubrir las enfermedades preexistentes, no alcanza para todo.

Los conservadores, con 217 votos a favor y 212 en contra, lograron ponerse de acuerdo sobre el texto legislativo para modificar el actual sistema sanitario, que ha apoyado el presidente Trump, aunque aún tiene que ser aprobado por el Senado, donde la probabilidad de salir adelante es menor.

La mayoría republicana en la Cámara Alta es más estrecha, y además los senadores conservadores más moderados se oponen al nuevo plan aprobado hoy por la Cámara Baja, por lo que esta victoria de Trump para cumplir su promesa de acabar con Obamacare no garantiza su éxito.

El proyecto de ley, conocido como la Ley Estadounidense de Cuidado de Salud (AHCA, en inglés), deroga disposiciones básicas de Obamacare, incluyendo sus subsidios para ayudar a las personas a obtener cobertura, la expansión de Medicaid -un programa para las personas con bajos recursos- y las obligaciones para expandir los seguros médicos.

En su lugar, el proyecto de ley proporciona un nuevo crédito fiscal destinado a ayudar a las personas a comprar seguros, aunque proporcionaría menos ayuda que Obamacare a las personas de bajos ingresos.

La Oficina no partidista de Presupuesto del Congreso estimó que hasta 24 millones de estadounidenses se quedarán sin seguro durante la próxima década bajo la versión previa a la propuesta aprobada hoy, la cual no fue sometida a un nuevo análisis tras los cambios.

Trump firmó decreto contra Obamacare

El presidente Trump firmó un decreto contra el sistema de salud, en cumplimiento con una de las más notables promesas de su campaña electoral.

Los ultraconservadores del Caucus de la Libertad se negaron a aceptar esa primera versión causando en marzo pasado un estrepitoso fracaso para Trump, después de tener que posponer hasta en dos ocasiones un voto sobre la medida, ya que a su juicio no contenía suficientes cambios respecto a lo estipulado por la ley de Obama.

Entre otras cosas, los ultraconservadores han logrado retirar la obligatoriedad que bajo Obamacare tienen las aseguradoras de dotar seguros y no subir los costes a quienes hayan sufrido enfermedades preexistentes, un asunto muy controvertido.

Se espera que el proyecto de ley de la Cámara Baja se someta a cambios importantes en el Senado, donde estará sujeto a enmiendas ilimitadas y podría ser presentado de una forma diferente a la adoptada en la Cámara Baja.

Sin embargo, Trump quiere presentar el voto de hoy como uno de sus grandes triunfos, y hasta ha invitado a los congresistas a dar su rueda de prensa posterior al voto en los jardines de la Casa Blanca.