El Mundial de 2026 será en EUA, México y Canadá

Esta es la primera vez que el Mundial se desarrollará en tres países.

La máxima cita del fútbol se escenificará en tres países distintos del hemisferio norte tras obtener 134 votos sobre los 65 de Marruecos en el Congreso de la FIFA en Moscú el miércoles.

El voto de las federaciones nacionales fue en público, en contraste al hermetismo que acompañó al proceso de 2010, cuando los directivos de la FIFA otorgaron las sedes respectivas de los torneos de 2018 y 2022 a Rusia y Catar.

En 1994 Estados Unidos, fue anfitrión del Mundial, para el 2026 albergará 60 de 80 partidos, en un torneo que será ensanchado con 16 equipos adicionales en la competición, Mexico y Canadá tendrán 10 partidos cada uno.

Según se detalló, toda la actividad se concentrará en Estados Unidos a partir de los cuartos de final.

México será el único país del mundo en haber albergado partidos de tres mundiales distintos. Fue anfitrión en solitario en 1970 y 1986.

Canadá será sede del Mundial masculino por primera ocasión.

Marruecos estimó que los ingresos por venta de entradas y demás derechos alcanzarían los 1.070 millones de dólares, según un estudio de la FIFA, Norteamérica podría producir sobre los 2.000 millones en ingresos adicionales.

Puerto Rico figuró entre los miembros de la FIFA que se abstuvieron de votar por recomendación del organismo, ante un potencial conflicto de intereses.

El triunfo de Estados Unidos indica que la dirigencia del fútbol no tiene complejo alguno en congregarse para un Mundial en un país cuyas autoridades han demostrado su disposición de encarcelar a jerarcas deportivos corruptos tras pesquisas encubiertas.

La candidatura de Norteamérica también tuvo que sobrellevar la inquietud sobre el impacto de las políticas del gobierno del presidente estadounidense Donald Trump, incluyendo sus intentos por imponer un veto migratorio a residentes de seis países de mayoría musulmana.

La principal intervención de Trump fue con una advertencia en una rueda de prensa en la Casa Blanca, en la que mencionó la votación de la FIFA, advirtiendo que “estará observando de cerca”, en una amenaza velada de quitar la ayuda a Estados Unidos a los países que se opusieran.