Artistas latinos enfrentan también obstáculos para entrar a Estados Unidos

Los obstáculos burocráticos para obtener el visado correspondiente y sus costos son los que han obligado a muchos artistas a ingresar con un visado de turista para hacer sus presentaciones. Sin embargo a muchos les han cancelado la visa o castigados con cinco años sin poder entrar al país.

La política de la nueva administración de Donald Trump ha empeorado el ingreso de artistas poco y también conocidos, algo que no es nuevo pero que se agudiza  más en estos meses.

La estricta política de la administración Trump en el ingreso de extranjeros a Estados Unidos está impidiendo que artistas iberoamericanos puedan realizar sus presentaciones en el país e incluso algunos son expulsados.

Betto Arcos, investigador de música afincado en Los Ángeles, California, explicó recientemente a la agencia EFE que esto se ha convertido en un verdadero reto.

Declaró que es casi imposible obtener una visa de trabajo para los artistas, además de las obstáculos burocráticas es mucho el dinero que se arriesga”, declaró Arcos.

Agregó que la política de la nueva Administración empeoró aún el problema e incluso ha derivado en la deportación de algunos.

El periódico laopinion.com agregó incluso que el actor mexicano Carlos Bonavides, conocido por su interpretación de Huicho Domínguez en la telenovela «El premio Mayor», incluso vivió un amargo momento tras ser expulsado del país.


Esto luego que en marzo pasado, el comediante intentó ingresar al país con un visado de turista para participar en una presentación benéfica en Texas, pero agentes de la Patrulla Fronteriza en el aeropuerto de Houston se la retiraron y lo regresaron a México argumentando que debería tener un visado de artista (P, P1, P3) para poder ingresar al país a realizar la presentación.

El investigador de música indicó que los obstáculos burocráticos para obtener el visado correspondiente y sus costos son los que han obligado a muchos artistas a ingresar con un visado de turista para hacer sus presentaciones.

“El costo por solicitud, por cada solicitante, es alrededor de 1.200 dólares, y esto es solo la aplicación. Si es una banda de 5 personas, tienes que arriesgar 6 mil dólares. ¡Es imposible!” apuntó.

Asegura que además de los costos, los requisitos para obtener los visados que autorizan al artista a trabajar en el país son difíciles de completar especialmente para aquellos que no son conocidos en el país.

“En algunos casos piden cinco artículos sobre el artista en medios reconocidos en Estados Unidos. ¿Si el cantante o la banda es nueva pues cómo le hacemos?”, agregó.

Otros de los artistas a quienes también le han negado la entrada al país se encuentran  las actrices Maribel Fernández ‘La Pelangocha’ y Yared Licona ‘La Wanders Lover’ también se les retiró el visado, además fueron castigadas con cinco años sin poder entrar al país.

A ellos se sumó, semanas después, la actriz mexicana Nora Velázquez “Chabelita” quien corrió la misma suerte al ser interceptada por las autoridades en su tránsito de Los Ángeles a Seattle donde iba a presentarse.

Las autoridades destacaron que el argumento para negar la entrada a estos artistas mexicanos fue que traían un visado de turista para presentaciones de tipo benéfico donde no recibirían ningún pago.

El abogado de inmigración Fernando Romo explicó  que si las autoridades migratorias comprueban que el artista está recibiendo un beneficio económico por esa presentación pueden negarle el ingreso con un visado de turista.

“Si te pagan el boleto de avión, el hotel o un regalo, se puede considerar como beneficio económico”, explicó.

Es de destacar que además de la deportación y la suspensión del visado, algunos artistas han estado detenidos por al menos tres días antes de ser regresados a su país como pasó con el músico español BeGun que fue encarcelado por 75 horas junto con otro colega.

“Esta ha sido nuestra experiencia en los Estados Unidos de Donald Trump. De lejos, han sido las 75 horas más denigrantes y humillantes que jamás hemos vivido tanto Marcel como yo. Pasará mucho tiempo antes de que vuelva a pisar ese país”, escribió el artista en una de sus cuentas en redes sociales.

César Castro, músico experto en Son Jarocho, expuso que ante estos obstáculos varios artistas han decidido dejar atrás a sus bandas, y se vieron obligados a tocar con artistas locales para poder realizar sus conciertos.

Por su parte, el director ejecutivo emérito de la organización Grand Performances, Michael Alexander, explicó  que a los gastos de trámite migratorio, transporte, hospedaje y pago de artistas, los promotores tienen que pagar altas tasas de impuestos que estarían colocando a los productores de espectáculos entre la espada y la pared.

Con todos estos obstáculos, Arcos apenas logró apoyar la presentación sin ánimo de lucro de un grupo en un año.

“Esto se hace por amor al arte y para promover la cultura mexicana. La última vez pagué los impuestos de mi bolsa, no pudimos conseguir patrocinio para eso”, apuntó.

Mientras, Steven D. Lavine, presidente emérito de CalArts y organizador del foro MXLA, opina que es urgente que se hallen soluciones a esta situación que ya está afectando el intercambio cultural y económico entre los dos países.

Para los artistas que ya han sido afectados con la suspensión de sus visados de turista, el problema se podría extender por años.

Para el investigador de música Betto Arcos es necesario un compromiso de todos los sectores, del gobierno, del público y de promotores que traen a artistas famosos para que ayuden económicamente a los otros artistas, especialmente los que resaltan el folclor.