Luis Miguel se da una media vuelta hoy por la cárcel

El cantante mexicano Luis Miguel ya fue liberado, después de haber pagado una fianza de un millón de dólares. La jueza que lleva el caso indicó que el cantante debe volver  a la corte el 11 de mayo, y según la jueza, si el cantante no aparece no habrá otra fianza disponible. El artista había sido arrestado hoy por la mañana.

El «Sol de México» está en medio de un lío judicial. Desde el 17 de abril tiene una orden de arresto por no comparecer a las citaciones en una corte federal de Los Ángeles, Estados Unidos, que buscaban resolver una demanda por incumplimiento de contrato contra el artista, ganador de cinco premios Grammy.

La jueza Virginia Phillips ordenó a Luis Miguel presentarse a su tribunal antes de las 2:00 p.m. de este 17 de abril para explicar por qué no debía ser detenido por desacato. Y como el cantante no apareció, la magistrada emitió la captura y determinó que serían agentes federales quienes estarían a cargo de ejecutarla, según lo que aparece en los documentos judiciales.

La abogada Rosa Elena Sahagún, quien no hace parte del caso, explicó que el artista con más de 20 discos en su carrera musical ha fallado a varias citaciones previas, “para que la contraparte (o sea, el demandante) le haga preguntas sobre sus bienes”.

Lo anterior debido a un proceso civil por incumplimiento de contrato en el que un tribunal federal declaró que Luis Miguel le debe a su demandante William Brockhaus, exmánager del cantante, la suma de 1.043.483 dólares, de los cuales apenas 549,776 corresponden a la deuda inicial. 395.018 dólares son por gastos y honorarios de los abogados, mientras que 98,668 se refieren a los intereses que se empezaron a contar desde el 30 de junio de 2014, con un interés del 9%.

Las audiencias en las que fue requerido el cantante y a las que no compareció buscaban indagar por sus finanzas para que pagara dicho millón de dólares. Según la abogada, no es muy común la orden de arresto en procesos civiles. “Nadie quiere verse preso por incumplimiento de contrato, por deber, y en sí no hay un mecanismo para que alguien que deba dinero caiga a la cárcel, pero cuando ignoran los citatorios judiciales entonces tenemos esta situación”, sostuvo.

De hecho, de acuerdo con lo que consta en los documentos de la corte que ordenó la captura, otra jueza, Jean P. Rosenbluth, había emitido desde el pasado 17 de marzo una orden de comparecencia contra Luis Miguel por desacato. Una decisión tomada luego de que él no asistiera a dos diligencias: una el 16 de febrero y otra el 9 de marzo. En ambas ocasiones, el artista fue notificado personalmente, pero no apareció, como se registró en los hechos descritos por la juez Phillips. Incluso, la magistrada Rosenbluth le pidió al demandante William Brockhaus notificarle sobre la segunda audiencia, algo que según la orden judicial, se cumplió desde el 23 de febrero. La abogada Sahagún coincidió en que los abogados de la contraparte, o sea quien lo demandó, estuvieron buscando insistentemente al artista para entregarle los citatorios.

La media vuelta del arresto de Luis Miguel 

El cantante mexicano Luis Miguel fue arrestado en Los Angeles, Estados Unidos, por orden de la justicia, luego que una jueza había emitido una orden de arresto contra el cantante por negarse en repetidas ocasiones a comparecer ante los tribunales estadounidenses por el caso que le enfrenta a su exrepresentante, William Brockhaus.

Algunos medios afirman que él se entregó.

El mismo tribunal había advertido, en marzo pasado, al cantante que si no se presentaba el lunes en la audiencia que estaba prevista en la ciudad californiana se daría luz verde a las fuerzas de seguridad para que puedan proceder a su detención, publica Telemundo.

La abogada de Brockhaus, Amy B. Messigian, aseguró que la jueza federal Virginia A. Phillips firmó en Los Ángeles la orden de arresto contra Luis Miguel «por desacato». Brockhaus exige una indemnización de algo más de $1,000,000, incluyendo intereses y los honorarios de los abogados, por incumplimiento de contrato cuando ejercía como representante del músico conocido como «El Sol» entre 2013 y 2015.

A las evasivas de Luis Miguel por comparecer ante el tribunal se unió la decisión de la jueza Phillips en enero de embargar al cantante un auto de lujo de la marca Rolls Royce para hacer frente a los cargos en su contra.

Justo el miércoles 19 de abril Luis Miguel cumplió 47 años.