Joven estadounidense se quedó esperando en el altar a su novia salvadoreña, que no llegó porque fue deportada

Un joven estadounidense le pasó lo que solo vemos en las películas o en las novelas. Quedó plantado en el altar, luego que su novia salvadoreña no llegara.

Esto sucedió en Georgia, Estados Unidos. Roberto Paulino ya tenía los preparativos, invitados fiesta, todo, y solo esperaba un par de días para casarse con su prometida Wendy Miranda, cuando fue informado que el Servicio de Inmigración y Aduanas (ICE) capturó a su novia y ordenó la deportación a El Salvador.

Al saber que estaba detenida, intentó por dos ocasiones casarse con ella, llevando a un abogado al centro de detención, pero cuando llegó, la primera vez, ya había sido trasladada. En el segundo intento, logró encontrarla, pero el juez no se lo permitió porque no llevaba ningún documento de ella. Claro todos los papeles los tenía ICE.

El joven relató todo a Univisión noticias, a quien les contó que Wendy llegó a Estados Unidos en 2008, donde solicitó asilo y se fue a vivir con su madre en Durham, Carolina del Norte. El asilo le fue negado en 2016, por lo que quedó sujeta a deportación desde marzo pasado.