Pearl, la perra que bajó más de 17 kilos y evitó ser sacrificada

Llegó a pesar 36 kilos y los diagnósticos de los veterinarios eran pesimistas. Sin embargo, un equipo de cuidadores de animales le armó una rutina y ahora es una inspiración para las personas con sobrepeso.

Pearl, una perra de mezcla con Jack Russell, fue una vez tan obesa que estuvo en riesgo de ser sacrificada, pero desde entonces ha bajado más de 17 kilogramos gracias a una dieta estricta y el uso de una caminadora submarina.

Pearl fue abandonada en un estacionamiento de Augusta, Estados Unidos, después de que sus propietarios la dejaran engordar hasta pesar 36 kilos. Y antes del régimen dietético, la perra era tan viciosa que su corazón podría haberse detenido en cualquier momento. Hayley Zielinski, de 48 años y directora de The Dog Networking Agents, recordó que Pearl tenía los “ojos más tristes que jamás había visto”.


Un equipo de veterinarios y entrenadores se pusieron a trabajar con el animal, dándole ejercicios diarios y reduciendo drásticamente su consumo de alimentos. Perdió medio kilo al mes, pero sufrió peligrosas complicaciones incluyendo neumonía debido a su falta de condición física. Ahora pesa 19 kilos y es una mini celebridad entre los obesos en tratamiento en Augusta.

“Estoy muy orgullosa de Pearl”, contó Zielinski, originaria de Merthyr Tydfil, Gales. “Pasó de estar atrapada en su propio cuerpo a recuperar la confianza en el mundo exterior, incluso sale a correr de vez en cuando”.

Ahora Pearl es físicamente capaz de ir a pasear y se ha sometido a una cirugía de reducción de piel para ponerse en forma. “La gente la señala cuando la ven y dicen ‘Oh, Dios mío, esa es Pearl’; es muy popular en nuestra comunidad. Todo el mundo la ama y está inspirando a mucha gente a perder peso”, explicó Zielinski.