¿Cómo conservar la piel tersa después de los 40 años?

Para mantener la belleza en los cambios de edad conoce algunos simples pasos que pueden interesarte.

Un buen cutis y mantener la piel tersa es uno de los deseos de muchas mujeres después de los 40 años, y aunque es inevitable que se generen signos prematuros de la edad, muchas saben que con algunos cuidados puede retardar este proceso para lucir jóvenes por más tiempo.

En la actualidad ya se cuenta con mucho producto estético que promete un cutis terso minimizando las arrugas y demás, aunque algunos son muy costosos y en ocasiones no funcionan.

Para mantener la belleza en los cambios de edad tenemos algunos simples pasos que pueden interesarte.

Consumir abundante agua

El agua es el líquido más importante de la vida y es esencial para proteger la piel. No obstante, al llegar a los 40, resulta apropiado aumentar su consumo, en especial cuando no es tan regular. Este líquido vital minimiza la deshidratación cutánea y ayuda a mantener la firmeza.

Incrementar el consumo de vitaminas C y E

La buena alimentación es esencial tomando en cuenta la vitamina C y E, estas son clave para conservar la piel tersa después de los 40 años.  Aunque estos nutrientes deben consumirse desde la infancia, al llegar a esta etapa son determinantes para paliar el deterioro cutáneo.

La vitamina C tiene como efecto antioxidante que minimiza el impacto de los radicales libres sobre los tejidos. Asimismo, ayuda en la síntesis de colágeno y le proporciona firmeza y elasticidad al rostro.

La vitamina E es un buen escudo contra los rayos del sol,  y las toxinas. Su adecuada asimilación estimula el flujo sanguíneo y facilita la regeneración de los tejidos.

Practicar ejercicios faciales

Uno de esos ejercicios faciales son pronunciar las vocales, inflar los pómulos o parpadear rápido simples que ayudan a mantener los tejidos firmes y elásticos.

Este tipo de actividades mejora la circulación y evita que la piel se “descuelgue” para que no tenga arrugas prematuras.