Diez trucos para bajar de peso antes que termine la cuarentena

Toma en cuenta estos consejos ya que el hecho de pasar largas jornadas recluidos en casa está haciendo que se coma más de lo normal.

El confinamiento por la crisis del coronavirus tiene muchos efectos secundarios sobre la población. Por una parte, muchas personas se han quedado sin empleo o bien no volverán a su puesto de trabajo en semanas; por otra, se está viendo cómo los únicos establecimientos abiertos como supermercados o farmacias soportan largas colas de personas que buscan comprar alimentos o productos de primera necesidad.

Pero, además, el hecho de pasar largas jornadas recluidos en casa está haciendo que se coma más de lo normal. Hay más tiempo libre, se tiene que entretener a los niños en casa y la cocina es el arma perfecta para ese fin. Pero, a cambio, también preocupa que cuando termine el confinamiento, muchas personas hayan ganado un peso con el que antes no contaban.

Es por ello que te presentamos diez trucos para adelgazar en casa

  • El primero de esos consejos para perder peso consiste en comenzar nuestro día de manera sana: una mezcla de agua, miel y limón ayuda a rejuvenecer nuestro cuerpo, al mismo tiempo que elimina toxinas y acelera el metabolismo.
  • El siguiente paso es tomar un desayuno abundante y sano. Si aprovechamos la primera comida del día para aportar una buena cantidad de calorías saludables y nutrientes que nuestro cuerpo necesita, no tendremos necesidad de volver a comer hasta el almuerzo y, por tanto, picar entre horas alimentos poco recomendables. Además, un buen desayuno también acelera el metabolismo.
  • El tercer consejo es dividir las comidas grandes en raciones más pequeñas: es una buena idea para controlar las calorías que tomamos en las diferentes comidas, ya que en una época en la que crece el sedentarismo y hacemos menos ejercicio al estar confinados en casa, es vital que el saldo entre las calorías que quemamos y las que ingerimos sea lo menos negativo posible.
  • El cuarto truco para adelgazar consiste en adelantar el horario de la cena para que tratemos de no comer nada después de las 8 o las 9 de la noche, como muy tarde. El objetivo es que el cuerpo pueda digerir los alimentos mejor y eso sucede si lo hace antes de acostarnos: al adelantar la cena conseguimos que, cuando vayamos a la cama, ya hayamos hecho la digestión.Los expertos en nutrición recomiendan seguir una dieta equilibrada: debemos incluir en nuestra alimentación tanto los macronutrientes como los micronutrientes que nuestro cuerpo necesita. Por eso es vital que en nuestra dieta diaria no falten las proteínas, las grasas saludables y los carbohidratos más indicados para mantenernos sanos.
  • Una de las mejores decisiones que se puede tomar en estos momentos es reducir el consumo de alimentos procesados. Tanto la comida rápida, como aquella que ya viene precocinada y lista para calentar suele tener un exceso de grasas saturadas y grasas trans que son muy dañinas para el cuerpo. Hay que aprovechar que tenemos más tiempo de lo normal para cocinar alimentos sanos.
  • También se recomienda comer frutas y verduras de temporada. La naturaleza es sabia y, dependiendo de la época del año en la que nos encontremos, ofrece unos alimentos u otros. Además de que muchos son ricos en fibra y antioxidantes, también son más baratos al ser productos que abundan en los mercados, por lo que nuestro bolsillo nos lo agradecerá.
  • Los nutricionistas piden cuidado al consumir carbohidratos: hay que saber distinguir entre carbohidratos de buena calidad de los que no son beneficiosos para el cuerpo. Por eso hay que eliminar de nuestra dieta los productos refinados (pan blanco, harinas refinadas, etc.) y también alimentos con exceso de azúcar como galletas o dulces. Lo que sí hay que tomar son alimentos integrales y ricos en fibra, muy útiles cuando se quiere perder peso.
  • Los ultraprocesados y los carbohidratos poco saludables son dos de los tipos de alimentos que hay que tratar de evitar
  • El penúltimo consejo pasa por añadir frutos secos y semillas a nuestra dieta. Se trata de alimentos que son muy ricos en antioxidantes, vitaminas y minerales. Son excelentes para adelgazar, pero también hay semillas como las de lino, chía o calabaza que son muy beneficiosas cuando se está tratando de perder peso.
  • El décimo y último consejo es doble: por un lado, hay que evitar el uso de la sal en exceso, ya que provoca retención de líquidos y es un mal ayudante para eliminar los kilos que nos sobran. Pero, además, hay que mantenerse bien hidratado, por lo que debemos beber dos litros de agua al día como mínimo. Con todos estos trucos, perder peso durante el confinamiento será un poco más fácil.

Fuente: El Confidencial.com