Forever 21 se declara en bancarrota y cerrará más de 350 tiendas, entérate aquí

El negocio que tiene más de 800 tiendas en América, Europa, Asia y América Latina, es la última compañía en ser golpeada por los altos alquileres y la dura competencia de los comerciantes online.

En las últimas semanas creció la incertidumbre en torno al futuro de Forever 21, y la situación se encrudeció ayer cuando la cadena anunció que se declararía en bancarrota. Además, cerrará 178 locales en los Estados Unidos y 350 en total alrededor de los países donde actualmente opera.

De esta manera, la empresa dejará de funcionar en 40 países, incluidos Canadá y Japón. Así lo confirmó el diario estadounidense The New York Times, y aclaró que la compañía continuaría vendiendo a través de su sitio web y en cientos de tiendas ubicadas en Estados Unidos y América Latina.

Estas decisiones son parte de la presentación del Chapter 11, la figura estadounidense que equivale a un pedido de quiebra. Esto ayuda a la firma a deshacerse de locales que no son redituables y a recapitalizar el negocio.

Linda Chang, vicepresidenta ejecutiva de la empresa, explicó que el propósito de esta medida es simplificar las cuestiones para que Forever 21 «pueda volver a hacer lo que hace mejor». Sus padres Do Won y Jin Sook Chang fundaron esta cadena en la década de 1980, luego de emigrar a California desde Corea del Sur, y aún hoy la dirigen.

Tal como señaló Chang, en menos de seis años pasaron de estar en 7 países a estar en 47, y ese crecimiento tan abrupto significó también una alta complejidad que se produjo en un período de grandes cambios para la industria minorista. «Se atenuó el tráfico en los centros comerciales y las ventas están produciéndose más por Internet», señaló.

El negocio que tiene más de 800 tiendas en América, Europa, Asia y América Latina, es la última compañía en ser golpeada por los altos alquileres y la dura competencia de los comerciantes online.

Con pérdidas estimadas en US$1000 millones, va a cerrar la mayoría de sus tiendas en Asia y Europa. La suerte de las demás es menos clara.