Árboles Biomiméticos, la solución para transformar las ciudades

Un solo árbol genera 2400 kWh por lo que con uno de ellos se evita la emisión de 3,2 toneladas de CO2 a la atmósfera.

Tres años de investigación y desarrollo fueron necesarios para que un equipo de ingenieros franceses diseñaran su interpretación de la energía eólica para las ciudades. El árbol del viento es una innovadora turbina eólica en forma de árbol.

El árbol se compone de una estructura de acero de 10 metros de alto y 7,5 de ancho, cuyas ramas contienen 63 hojas de material plástico muy resistente (ABS) que capturan el viento y transfieren la energía a través de un generador situado en la base de cada una de ellas.

Un solo “árbol de viento” es capaz de generar 3kW de potencia instantánea, y unos 1900 kWh en un año.

Cada hoja en el árbol produce la electricidad de la menor onda de aire dentro de un radio de 360°, ofrece consumo inmediato al usuario final, a la vez que aporta una contribución estética y emocional a los paisajes urbanos.

Se pueden conectar tanto a las redes públicas como a las viviendas particulares y generar energía eléctrica para edificios o complejos urbanos. Además, con un solo árbol, generando 2400 kWh con un árbol eólico se evita la emisión de 3,2 toneladas de CO2 a la atmósfera.


Este innovador y eficiente generador eólico puede ‘plantarse’ en cualquier parque o calle sin romper la estética de la ciudad. Por ejemplo, ya hay algunos instalados en el distrito parisino de Bourget o en las instalaciones de Roland Garros.


El primer árbol fue plantado en el centro de París,específicamente en la Place de la Concorde, además hoy ya podemos encontrar otros árboles en varias calles y plazas de Francia, Alemania o Suiza. 

Los árboles puede llegar a medir hasta 11 metros de alto (pero también hay modelos pequeños de tres metros) y 8 de ancho (en la copa).