¿Padeces de insomnio? Esto te puede interesar

El insomnio es un mal frecuente que afecta al descanso de cada vez un mayor número de personas. Determinadas estrategias, consejos y trucos pueden ayudarte a combatirlo con eficacia.

Las personas que sufren de insomnio suelen quejarse de algunos de los siguientes problemas:

  • Dificultad para dormirse.

 

  • Dificultad para mantener el sueño (se despiertan varias veces en la noche).

 

  • Despertares tempranos en la madrugada.

 

  • Sensación de no dormir bien.

 

Durante el día las personas con insomnio suelen tener:

  • Cansancio o sueño.

  • Ansiedad o depresión.

  • Trastornos de memoria o reducción de la atención.

  • Irritabilidad, nerviosismo.

Pero te has preguntado ¿Qué puede causar insomnio?

Hay muchas causas que pueden provocar insomnio.

  • Enfermedades psiquiátricas tales como los trastornos de ansiedad y depresión.
  • Higiene inadecuada del sueño (dormir siestas, consumir cafeína y/o alcohol, actividad física intensa antes de dormir, horarios irregulares de acostarse/levantarse, permanecer muchas horas en cama, realizar actividades intelectuales antes de dormir, etc.).
  • Enfermedades crónicas que cursen con dolor o falta de aire (enfermedades reumáticas, fibromialgia, EPOC, asma, insuficiencia cardiaca, reflujo gastro-esofágico, ulcera gástrica/duodenal).
  • Enfermedades que ocurren durante el sueño (síndrome de apnea del sueño, síndrome de piernas inquietas, movimientos periódicos de las piernas, etc.).
  • Medicamentos (estimulantes, antidepresivos, supresión de sedantes o hipnóticos).
  • Patrón de sueño irregular, horarios de trabajo rotativo.
  • Idiopático (sin causa aparente).
  • Pseudoinsomnio (el paciente se queja que no duerme bien a pesar de que los estudios de sueño no muestran anormalidades).

¿Es un problema común?

  • El 95% de la población adulta ha tenido algún episodio de insomnio transitorio en su vida.
  • Las formas crónicas de insomnio (aquel que dura al menos 6 meses) sólo lo padecen entre el 8 y el 18% de las personas.
  • A pesar de ser un problema común sólo el 5% visita a su médico.

¿Quiénes tienen más riesgo de padecer insomnio?

  • Divorciados, viudas/os, desempleados.
  • Aquellos con enfermedades digestivas, reumáticas respiratorias y cardiovasculares.
  • Los ansiosos y depresivos.
  • Los sedentarios.
  • Quienes lleven un estilo de vida estresante.
  • Aquellos con horarios irregulares para acostarse y levantarse.
  • Los que consumen alcohol antes de irse a dormir.
  • Los fumadores.
  • Los que toman cafeína.
  • Los expuestos a ruidos ambientales.

¿Qué consecuencias puede tener el insomnio sobre mi salud?

  • Sensación de cansancio, fatiga o falta de energía.
  • Mayores probabilidades de ansiedad, depresión y stress.
  • Menor calidad de vida.
  • Mayor probabilidad de accidentes de transito y/o laborales.
  • Deterioro neuro-cognitivo (pérdida de memoria, trastornos de atención y aprendizaje).

¿Cómo se estudia a los pacientes con insomnio?

El primer paso es la historia clínica y una evaluación cuali-cuantitativa de trastornos de sueño mediante cuestionarios específicamente diseñados para tal fin. Otro estudio que se utiliza es la polisomnografía y la actigrafía.

¿Cómo se trata el insomnio?

Lo primero es identificar las causas que lo provocan. Hay medidas generales que se pueden aplicar a todos los pacientes con insomnio. Ellas son las llamadas reglas del buen dormir que incluyen:

 

– Medidas generales

  • Reducir el tiempo en cama (si Ud. se despertó y no puede volver a dormirse, levántese, no se quede en la cama).
  • Evite las siestas, el tabaco, el alcohol y el café.
  • Evite los ejercicios intensos cerca de la hora de acostarse.
  • Evite la actividad intelectual dos horas antes de acostarse.
  • Si Ud. no puede conciliar el sueño levántese y cambie de lugar. Sólo vuelva a la cama cuando tenga sueño.
  • Evite comidas abundantes por la noche.

Otras medidas incluyen: terapias de relajación, terapias de restricción de sueño y psicoterapia.