¿Cuál es el verdadero beneficio de ingerir fósforo?

Si tienes síntomas como fatiga y debilidad, decaimientos, temblores, dolores articulares, caries y problemas de encías, ansiedad, pérdida de apetito, pérdida de peso, no dudes que debes ingerir más fósforo en tu dieta diaria.

Ingerir este mineral tiene unos beneficios increíbles para el organismo.

Los especialistas en nutrición advierten por tanto que los beneficios del fósforo son extensivos a los huesos, al cerebro, al corazón, a los riñones, a la sangre… ya que este macromineral, junto al hierro, el magnesio y el calcio, es esencial para el correcto funcionamiento del organismo.

Fósforo y calcio están especialmente ligados, ya que el primero es esencial para mantener los niveles correctos de calcio y favorecer su asimilación.

La forma idónea de consumirlo es a través de los alimentos ricos en fósforo. Conocer las propiedades y beneficios del fósforo para la salud es la mejor manera de asegurar su presencia en la alimentación diaria. ¿Qué necesitamos saber sobre el fósforo?

Entre estos destaca que mejora el funcionamiento del sistema nervioso.

Además contribuye a la formación de los tejidos musculares así como interviene en el metabolismo celular.

De igual forma ayuda a almacenar energía y como parte de las proteínas interviene en la formación de los huesos y dientes.

También mejora el rendimiento intelectual y la memoria.

Es por esto que el fósforo, es uno de los minerales que no pueden faltar en una alimentación sana y equilibrada de las personas.

Se ha dicho que el fósforo además de favorecer una buena digestión, es un aliado para los trastornos intestinales, como estreñimiento ocasional o diarrea.

Otro de los beneficios es para los huesos, ya que el fósforo es esencial para nutrir de calcio a los huesos y que estos se mantengan sanos y soporten sin problemas los esfuerzos diarios. De igual modo ayudan a mantener unos dientes sanos y fuertes.

Y no digamos para la memoria. El fósforo es bueno para el cerebro, y en concreto para cuidar la memoria y potenciar el rendimiento intelectual y la concentración. El fósforo reduce el cansancio mental.

Y que decir que el fósforo es importante en la menopausia, por eso los alimentos ricos en fósforo ayudan a mitigar los sofocos y los cambios de humor que acompañan a la menopausia, síntomas causados por el desequilibrio hormonal.

Pero cómo reconocer que estamos deficientes de fósforo

Si tienes síntomas como fatiga y debilidad, decaimientos, temblores, dolores articulares, caries y problemas de encías, ansiedad, pérdida de apetito, pérdida de peso, no dudes que debes ingerir más fósforo en tu dieta diaria.

Qué alimentos se deben incluir en la dieta diaria

Los especialistas en nutrición recomienda comer almendras, tomar avena, semillas de girasol, semillas de calabaza, huevos, ajo así como lentejas, maíz, cebolla, arroz, maíz, fresa, tomate, apio, papa, pepinos, nueces, entre otros.