Esta es la nueva y preocupante religión que ha surgido en Estados Unidos

"Camino al futuro" es una nueva organización religiosa cuyos estatutos aprobados oficialmente afirman que su objetivo es "desarrollar y promover la idea de una divinidad basada en la Inteligencia Artificial" para así poder "contribuir al mejoramiento de la sociedad."

La cabeza detrás de esta iniciativa es un importante personaje de Silicon Valley, Anthony Levandowski, un ingeniero de 37 años de edad, creador de Waymo, el automóvil autónomo de Google. En septiembre de 2017, la revista estadounidense Wired reveló que el ingeniero busca «promover la idea de una divinidad basada en la Inteligencia Artificial». Este proyecto parecería ridículo si Levandowski no perteneciera a una peligrosa corriente de pensamiento: el transhumanismo.

El transhumanismo (abreviado como H+ o h+) es un movimiento cultural e intelectual internacional que tiene como objetivo transformar la condición humanamediante el desarrollo y fabricación de tecnología ampliamente disponibles, que mejoren las capacidades humanas, tanto a nivel físico como psicológico o intelectual.

La idea detrás del transhumanismo es el deseo de que el hombre sea absorbido algún día por las máquinas. Dicha idea está dejando gradualmente detrás a la ideología científica mientras se filtra en el ámbito religioso. Anthony Levandowski también cree en el «concepto de la singularidad», que para los transhumanistas significa que un día las computadoras superarán al hombre para entrar en la nueva era.

«Camino al futuro» es una nueva organización religiosa cuyos estatutos aprobados oficialmente afirman que su objetivo es «desarrollar y promover la idea de una divinidad basada en la Inteligencia Artificial»

«El transhumanismo es una forma progresiva y religiosa del delirio, que tiene todas las probabilidades de extenderse por Francia y el occidente,» advierte Natalia Trouiller, directora de una asociación de comunicaciones. ¿Por qué? «Primero, por la perpetua tentación de la humanidad de salvarse a sí misma mediante sus propias fuerzas,» explica, añadiendo, «y además, por la fascinación del mundo contemporáneo por el gnosticismo, que consiste en ver al cuerpo como un estorbo y en soñar con liberarse de él.»

Revista tecnohumanidad y de FSSPX.NEWS