El Vaticano sucumbe ante la grave sequía en Roma y aplica medida sin precedentes históricos

Lo que para algunos es increíble, para otros es normal ante los problemas de clima que sufre la Tierra.

Ante la grave sequía que sufre Roma, el Vaticano decidió cortar el agua de sus fuentes, tanto en la Plaza de San Pedro como en el resto de la Santa Sede, una medida sin precedentes históricos para el pequeño estado.

Radio Vaticana informó de que la “sequía que está afectando a la ciudad de Roma y a las áreas limítrofes de la capital ha conducido a la Santa Sede a aplicar medidas de ahorro del agua”.

El vocero del Vaticano, Greg Burke, dijo que es la primera vez que se recuerda que las autoridades de la sede espiritual católica se ven obligadas a cerrar las fuentes.

La decisión, afirma la radio de la Santa Sede, pretende estar «en sintonía con las enseñanzas del papa Francisco, que en la encíclica Laudato Si recuerda que la costumbre de malgastar y tirar ha alcanzado niveles inauditos».

El anuncio del Vaticano se conoce en plena sequía que afecta al territorio italiano y después del anuncio de la decisión de restringir el suministro de agua a Roma desde el lago de Bracciano, al norte de la capital, por el descenso de su nivel.