Británicos encuentran cofre con cuatro toneladas de oro, unos $130 millones

Un grupo británico de cazadores de tesoros encontró un cofre que podría contener unas cuatro toneladas de oro, una cantidad equivalente a 100 millones de libras (129.92 millones de dólares, aproximadamente) pertenecientes a los nazis, entre los restos de un naufragio en la costa de Islandia.

Según detalla el Daily Mail, el SS Minden zarpó en Brasil el 6 de septiembre de 1939 y se cree que el oro que transportaba procedía de bancos sudamericanos, en concreto del Banco Germánico, una sucursal del Dresdner Bank de Alemania.

Este descubrimiento es parte de la carga del buque alemán SS Minden, hundido a unos 190 kilómetros de la costa sureste de Islandia el 24 del mismo mes, poco después del inicio de la Segunda Guerra Mundial. El baúl se encontró en la sala del correo del barco.

Los miembros de la empresa Advanced Marine Service, que fueron quienes describieron este tesoro hace un año, estuvieron acusados de intentar extraer el oro sin autorización. Por eso, ahora, han solicitado al Gobierno islandés el permiso necesario para hacer un agujero en la navepara terminar su trabajo.

Advanced Marine Service pretende llevar el oro a Reino Unido según «The Sun». No obstante, existe un debate diplomático sobre quién es el dueño del cofre, si Inglaterra o Islandia.

El buque alemán fue visto cerca de las costas islandesas por dos barcos ingleses, el HMS Calypso y el HMS Dunedin, y Adolf Hitler ordenó inmediatamente al capitán que hundiese el SS Minden para que el botín no cayese en manos enemigas. La tripulación fue llevada por los británicos a Scapa Flow, una base naval de la Marina Real en las Orcadas, pero la valiosa carga nunca se registró.

La compañía Servicio de Marina Avanzada de Inglaterra, quien ha encontrado el tesoro, ya protagonizó en abril una polémica por no tener ninguna licencia que permitiera la exploración en aguas islandesas. De hecho, entonces la guardia costera islandesa se aproximó al barco explorador Seabed Constructor para preguntarles si podían estar allí y los cazadores de tesoros respondieron con «explicaciones diferentes y vagas».

Ahora, el Servicio de Marina Avanzada ha solicitado al Gobierno de Islandia una petición para hacer un agujero en el casco del barco y así extraer su carga, con intención de llevarla después a Inglaterra. Por su parte, Reikiavik alega que la propiedad es de Islandia, al encontrarse el buque en las aguas de este país.

Con reportes de el Daily Mail, Sun y agencias.