Zola, el gorila de 14 años que disfruta permanecer en una piscina para niños

¿Quieres conocer a Zola, el gorila de 14 años que disfruta los chapuzones de agua como si fuera un niño? No dejes de ver el video donde baila al estilo break dancing en medio del agua y que ya ha acumulado cerca de 500.000 visitas.

Para los investigadores, los gorilas, al igual que los seres humanos, tienden a superar sus miedos de adolescencia a medida que se van haciendo mayores.

Es así como, los juegos de lucha, las bromas y las tonterías suelen estar en caída cuando los animales llegan a la edad adulta, pero no siempre tienen la razón.

Y es porque también hay excepciones. Zola es una ellas. Es un gorila Silverback que  vive en la zona de los simios del Zoo de Dallas.


A diferencia de los otros cuatro machos con los que vive Zola, el gorila de 14 años tiene una relación muy especial con el agua.

Los cuidadores aseveran que le encanta los charcos y las piscinas de niños con un poco de agua (los gorilas no pueden nadar por cierto), tal y como revela un nuevo video viral.

Pero eso no es todo, una  grabación, publicada en la página de Youtube del zoológico, muestra al gorila salpicando, golpeando y girando en la piscina de plástico, dando una imagen de niño demasiado grande.

La felicidad del gorila captada en video ya ha acumulado cerca de 500.000 visitas y muchos, a través de las redes sociales y las noticias, lo han llamado el «break dancing del gorila».

Keith Zdrojewski, uno de los cuidadores del Zoo de Dallas ha confesado que siempre supieron que le gustaba el agua, pero no esperaban estos movimientos al estilo lavadora.

Te podría interesar: Leona sorprende al adoptar a un cachorro de leopardo

“También le encanta salpicar y hacer este tipo de cosas bajo la lluvia», dijo

El hombre afirmó que no tienen la piscina únicamente por diversión y que se considera un «elemento de enriquecimiento» para involucrar a los primates en su desarrollo.

«El enriquecimiento puede ser de muchas formas, puede ser a través de un objeto, como una pelota, un olor de una hierba o un perfume, una estimulación visual con un espejo, un cambio en la compañía del animal, una actividad como la pintura o la formación, la introducción de un nuevo alimento… las opciones son casi ilimitadas», asegura este zoológico en su blog. «Como vigilantes siempre estamos inventando nuevas formas de enriquecer a nuestros animales, y está claro que la piscina es una de las favoritas de Zola», agregan.

Pero, ¿de veras Zola está disfrutando con eso o está teniendo un episodio de ansiedad provocado por el hecho de vivir en cautividad?

Tara Stoinski, presidenta y directora ejecutiva y científica de la Fundación Internacional The Dian Fossey Gorilla, apunta a que su primera reacción cuando vio el video fue la de «reír y sonreír».

Te podría interesar: ¿Sabes por qué los perros son mejores mascotas que los gatos?

Stoinski ha dicho que a menudo, a los gorilas les gusta jugar en el agua o incluso lo usan como espejo para mirarse a sí mismos.

«Al personal que cuida a los animales del Zoo de Dallas le ha dado una gran fuente de entretenimiento y pasan un tiempo maravilloso mientras se muestra el lado más banal de los gorilas», cuenta.

La directora ejecutiva y científica de la Fundación Internacional The Dian Fossey Gorilla ha dicho que los gorilas que viven en zoológicos necesitan vidas sociales mucho más complejas para mantenerse saludables.

Además advierte  que era obvio que estaba disfrutando en la piscina y niega el comportamiento estresante y repetitivo, porque los que están estresados suelen estar retirados, tranquilos y sin ningún interés en interactuar con su entorno.

El periódico Infobae.com compartió que en los meses más fríos, los gorilas cautivos pueden llegar a pasar varios meses sin jugar con el agua, algo que puede explicar la emoción de Zola frente a la cámara. Eso es lo que manifiesta Amanda O’Donoughue, una antigua vigilante de Zoo que escribió acerca de la muerte de Harambe, un gorila de 17 años que vivía en Cincinnati y que fue abatido después de que agarrara y arrastrara a un niño de tres años por el recinto.

«Cuando era cuidadora creé una plataforma deslizante para un joven gorila e iba de una lado para otro sobre el hormigón mojado. Estaba histérico de alegría y los dos nos divertimos mucho jugando en el agua durante los meses más cálidos. Esto supone un enriquecimiento maravilloso para estos animales tan grandes, inteligentes y activos», relató.

Según ella, «es responsabilidad de los encargados de enriquecer a sus animales con actividades como estas, aunque muchos de ellos ya lo están haciendo».