Conoce la bebida saludable de moda: Zumo de sandía

Una ración de 150 gramos de sandía contiene aproximadamente 150 ml de agua y solo 45 kcal. Pero, aparte de hidratar, aporta casi una quinta parte de la ración diaria recomendada de vitamina C y vitamina A, además de otros nutrientes como potasio, manganeso, hierro, fósforo y magnesio.

Según recoge el doctor Antonio Escribano en su publicación ‘Batidos para la vida’, “las sandías son extremadamente ricas en licopeno, un antioxidante muy potente que les confiere su color rojo característico”. Estas propiedades nutritivas han relacionado a la sandía con la reducción del colesterol, la prevención de ciertos cánceres, la atenuación de las enfermedades de la piel y la mejora del sistema inmunológico.

La receta de moda transforma la fruta con pepitas en una bebida, en un agua roja con muchas propiedades nutritivas, muy refrescante, con muy pocas calorías… Y con mucho sabor. No queda excusa para no cuidarse. Incluso Beyoncé lo recomienda.

Muchos han combinando el zumo de sandía con limón y jengibre, lima o cereza, pero su producto más consolidado es el zumo de sandía prensado en frío. Se vende, solo en EEUU, en packs de 12 botellas de 350 ml cada una, a un precio de algo más de 38 euros. Y, aunque gracias al prensado en frío de este u otros zumos similares la sandía mantiene mejor sus propiedades que al hacerlo con una batidora o licuadora tradicional, el precio es sin duda un factor para decantarse por la preparación casera.

La receta es tan sencilla como cabe imaginar. Solo necesitas media sandía, 2 litros de agua, el zumo de un limón y hielo, y seguir estos pasos:

  1. Trocear la pulpa de la sandía (sin pepitas) en cubos pequeños.
    2.Echar los trocitos en la batidora o licuadora, y batir.
    3. Ir añadiendo poco a poco el agua, mientras bates, hasta conseguir la densidad que quieres.
    4. Añadir el zumo del limón, y continúa batiendo.
    5. Poner la bebida en una jarra y echar los hielos, si quieres consumirlo en ese momento, o meterla en la nevera durante unas horas.

A partir de esta receta básica, se puede innovar e introducir otros ingredientes como plátano, para obtener la bebida perfecta post-entrenimiento, o melón, para conseguir el cóctel más refrescante y ligero. Incluso en Berlín presentan el zumo de sandía como alternativa a la cerveza, y eso que es su bebida nacional.