¿Sabes por qué los perros son mejores mascotas que los gatos?

Al parecer los perros no son solo los mejores amigos del hombre sino que traen más beneficios como motivar a sus dueños a hacer ejercicios, gracias a su entusiasmo. Tienen sintonía con las emociones humanas no así los gatos que son catalogados como fríos.

Son muchas las personas que deciden adquirir o adoptar una mascota en su hogar, pero te has preguntado alguna vez ¿cuál es la mejor mascota, si un gato o un perro? Ambos tienen méritos y desméritos, aunque puedan parecer subjetivos, todo depende de la personalidad de su compañero humano o potencial.

No obstante, al parecer los perros no solo ocupan más espacio en casa, sino que tienen más territorio, aunque los gatos tienen los números a su favor.


Sin embargo, parece que los partidarios de los caninos y de los felinos nunca estarán de acuerdo. Pero puede que haya al menos un campo de batalla en el que se tiene a un claro ganador: la salud.

Marcia Darling, coautora de una reciente revisión exhaustiva de los impactos que tienen algunos animales como los gatos y perros en la salud de los humanos, asegura que ambos ayudan a disminuir el estrés y la ansiedad, esto es de gran ayuda para la salud cardiovascular, entre otros.

«No hay un estudio definitivo sobre cómo funciona esto», dice Darling, «pero la mejor teoría que existe es que debido a la afición de los humanos por las mascotas, suponiendo que tengan una buena relación, incluso el hecho de que sus mascotas los vean puede elevar sus niveles de oxitocina», que a su vez reduce los factores de estrés en la sangre.

Darling destaca que en general, tener una mascota también puede reducir significativamente el riesgo de que los niños desarrollen alergias.

El periódico Infobae.com en su publicación destaca que más allá de su gran influencia fisiológica, las mascotas pueden ayudar a evitar la soledad, esto puede tener un impacto significativo en el bienestar general.

Además también pueden persuadir a las personas a reducir los hábitos poco saludables y aumentar las cosas buenas que pueden hacer por su salud. «Una de las cosas que ayuda a las personas a tratar de dejar de fumar es entender el daño que le causa a una mascota», dice Darling. La gente también quiere estar segura de que es capaz de cuidar a un animal que está unido a su vida.


No obstante, aseguran que las mascotas también pueden crear tensión en la salud de un ser humano. Cuidar de ellas, o sufrir por su muerte, puede aumentar el estrés en algunas personas, mientras que otros pueden aislarse de amigos o parejas que no comparten el amor por un animal determinado.

Además, siempre existe el riesgo de ser atacado por un animal, que te muerdan o te lastimen de otra forma. Pero esos riesgos son relativamente menores y, dijo Darling, lo suficientemente fácil de reducir, especialmente cuando se comparan con los beneficios potenciales de las mascotas.


Darling, que odia tener que escoger entre uno u otro, incluso comparar directamente a los gatos y los perros, admite que los estudios que los que se encarga indican que los gatos son más eficaces que los perros para reducir la presión arterial.

También existe la teoría de que la frecuencia de los ronroneos de los gatitos puede ayudarle a la gente a sanar sus huesos y músculos más rápido después de tener una lesión. Los perros no tienen esas vibraciones.

Empero, los gatos también son proveedores de muchas enfermedades. Aunque lo que sale en los medios sobre la amenaza de la toxoplasmosis gondii, un parásito peligroso para las mujeres embarazadas y los bebés, es totalmente una exageración (es más probable que lo contraigas por comer carne que no está bien cocida que de un gato), es la razón para la enfermedad «zoonótica» más común: la tiña corporal.

Si cuidas bien a tu gato y tienes una higiene saludable puedes evitar estas enfermedades fácilmente, dijo Darling. Pero los gatos también son, según algunos informes, más propensos a atacar a sus dueños.

Los perros (aunque me duela decirlo porque soy team gato) parecen tener una proporción mucho más favorable de beneficios únicos. Pueden no ser los mejores en bajar la tensión inherente, pero hacen un mejor trabajo en motivar a sus dueños a ejercitarse.

La gente se beneficia de la motivación de un compañero para hacer ejercicio, explica Darling. Un perro, «siempre va a querer salir a pasear, y tienen mucho entusiasmo». (Darling observa que algunas personas si sacan a pasear a sus gatos, pero no es tan común).

Aunque, los perros también tienen un efecto más fuerte que los gatos cuando se trata de reducir las alergias en los niños que crecen con ellos.

Se pueden entrenar para olfatear el cáncer, pueden sentir cuando su dueño diabético tiene baja el azúcar en la sangre, o le puede avisar a los epilépticos que está próximo a tener un ataque, sin embargo aún se cuestiona si son realmente efectivos para esos casos.

Te podría interesar: Una desgarradora carta explica por qué una joven abandonó a su perrita Chewy

Pero la sintonía de los perros con las emociones humanas generalmente los hacen los compañeros perfectos de apoyo social, especialmente si los comparamos con la frialdad de los gatos.

Pero teniendo en cuenta lo que se sabe hasta el momento es que los perros ofrecen más beneficios para la salud que los gatos.

Eso no significa que vas a cambiar los gatos por perros.

De acuerdo con Darling, la mayoría de los beneficios para la salud asociados con cualquier animal de compañía dependen de un sentimiento humano y una conexión con ese animal. «No le puedes decir a alguien que no hace suficiente ejercicio, «ve y cómprate un perro «, dice,» si a ese alguien le dan miedo los perros». Para concluir, una vez más, caemos en la trampa de la experiencia subjetiva del debate de los gatos contra los perros.

Sin embargo, de acuerdo con los datos médicos, van ganando los perros. Incluso si su amor incondicional es espeluznante.