Escuela prohíbe que una joven que lucha contra el cáncer asista a su fiesta de graduación

Su recuperación la obligó a estar unos días en casa, sin embargo, su familia no descuidó su educación y le asignó clases particulares para que no se quedará en desventaja con sus compañeros.

Foto: http://www.infobae.com

La británica Alex Dallas, de 16 años, quien todavía está en el proceso de recuperación luego de someterse a una complicada operación contra el cáncer está decepcionada luego de que su escuela le prohibiera la asistencia a la fiesta de graduación, evento que esperaba con muchas ansias y que había suscitado grandes planes en su familia.

Dallas se sometió a la intervención quirúrgica de 12 horas en diciembre pasado para remover un tumor de su cabeza. Según medios internacionales, la joven, que sufre la enfermedad desde los cuatro años, prefirió ser operada en esa fecha y no en las vacaciones de verano para no perderse el tan esperado evento.

Su recuperación la obligó a estar unos días en casa, sin embargo, su familia no descuidó su educación y le asignó clases particulares para que no se quedará en desventaja con sus compañeros.

La fecha esperada se acercaba, y la familia continuó con los preparativos. Incluso su madre encargó la confección de un vestido de más de 400 dólares y zapatos de unos 60 dólares, mientras que su abuela le prometió una sesión de maquillaje de más de 100 dólares.

Pero todo quedó en planes luego de la polémica medida de la academia Orminston Bolingbroke que le informó que no podría ser parte del evento. Los argumentos que dieron las autoridades es que la joven había faltado a clase por seis meses, y la intención de la institución es que los jóvenes hayan estado en pleno contacto y con fuertes lazos de amistad previos al evento.

Por su parte Dallas, manifestó que está triste. «La fiesta es el evento que una chica ansía desde que tiene 11 años. Me dijeron que era mentalmente inestable, no lo soy. La gente no debería discriminar cosas que no entiende».

La joven ha admitido sufrir de depresión y ansiedad por su larga batalla contra el cáncer, pero asegura que no representa un riesgo para nadie. Años de quimioterapia le causaron problemas de crecimiento, por lo que mide 1.34 metros y tiene algunos problemas en los huesos.

Las reacciones de indignación en redes sociales no demoraron en volcar su apoyo a Alex, con una ola de críticas a la decisión de las autoridades. Se viralizó una carta abierta de la modelo Jasmine Lennard, quien exigió a la escuela que le ofrezca a la joven una disculpa pública y un reembolso por todos los gastos realizados en preparación para la gran noche. «Es una niña que ha luchado contra el cáncer por más de una década», publicó, según informes de http://www.infobae.com.