China celebra festival gastronómico en honor a la carne de perro

En Yulín, cada año se celebra el festival gastronómico de carne de perro con el que buscan atraer a más turistas. Los perros se exhiben en ganchos de carnicería, descuartizados o pelados con agua caliente para luego ser asados y exhibidos con la cola tiesa y los colmillos salidos.

¿Te imaginas caminar por las calles de Yulín, China en horas de la noche, a la luz de la luna y el rico aroma a carne asada en las brasas?

Cada año se celebra en Yulín el festival gastronómico de carne, pero de  perro, donde su único objetivo es atraer a más turistas, toda una tradición que se comparte de generación en generación.

Para ello,  miles de perros fueron sacrificados para incluirlos en el menú del día del festival de Carne de Perro de Yulin.

Al parecer, comer carne de perro es una de las tradiciones más antiguas de China, un alimento que no solo contribuye a mejorar y recuperar el estado físico, sino también una de las formas de estimular el calentamiento interno del cuerpo y guardar esas energías  para cuando llegue el invierno, dicen los defensores de esta práctica.

Pero eso no es todo, entre sus creencias más fuertes destaca que quien come carne de perro obtendrá más salud y buena suerte. ¿Será cierto o no, te atreverías a probarla?

La revista soho.co ha informado que en 2016 varias organizaciones se reunieron para protestar en contra de la comercialización de perros.

Informes  de la Humane Society International (grupo que lucha contra la venta de perros) cuestionan que los dueños de estos animales los venden sin importar la raza y el estado en que se encuentren para que sean matados a golpes o quemados.  Es así como luego de eso los carniceros los arreglan para que los turistas y ciudadanos puedan comerlos. ¿Te imaginas comer carne de perro en sushi, en salsa de tomate o al pasto? Sería de probar para degustar ese sabor perruno.

De acuerdo con la publicación, los vendedores, dueños de restaurantes, cocineros y carniceros, son los que más provecho le sacan a este festival.
Y es que al parecer las ventas en los diez días de celebración aumentan el 90% y el trabajo es mejor pago.

Pero lo mejor de todo es que los perros se exhiben en ganchos de carnicería, algunos son descuartizados o pelados con agua caliente para luego ser asados y exhibidos con la cola tiesa y los colmillos salidos.

Es por ello que los defensores de los animales están protestando porque se suponía que este festival se había prohibido desde el año pasado. Pero las autoridades chinas dicen que eso no es una fiesta sino una tradición. Además el festival nunca se ha hecho oficial, por lo tanto no se puede prohibir algo que no está aceptado.