Una enfermera fue considerada muy sensual y atractiva y la obligaron a renunciar

Le pidieron la renuncia por ser muy sexy. Parichat Pang Chatsri tuvo que dejar su trabajo obligada, porque sus patrones dijeron que era muy bonita y sexy.

La chica de 26 años, de Tailandia, no le quedó más remedio que irse y dejar el hospital donde se desempañaba de enfermera. Una foto suya pudo ser la causa, luego que se viralizara en redes sociales.

En la instantánea, Parichat luce un uniforme ceñido con una falda corta que deja en evidencia todas sus curvas y aunque su vestimenta no es grosera, en Tailandia se consideró como provocativa.

Luego que la imagen se difundiera, la muchacha jamás esperó que dicha foto se convirtiera en su maldición y fuera acusada de vestirse muy sexy y provocativa.