Estas son las 12 canciones que te ayudan a subir la libido

«Todos tenemos un corazón hambriento», cantaba Bruce Springsteen. Con hambre de afectos, experiencias y sexo que suelen acompañar con una canción que dejará huella emocional de cada aventura y quedará la memoria eternamente.

El primer beso, la primera vez, cuando dijo sí, cuando fue no. Quizá fueron asociaciones fortuitas, un tema que sonaba o el cántico de los pajarillos, coincidiendo en tiempo y espacio. O bien, eligió cuidadosamente la melodía ideal.

Pero elegir qué canción le acompañará según su objetivo, no sólo es un buen recuerdo sino que le facilitará notablemente la tarea.

El estudio Science behind the song, realizado por el psicólogo Daniel Müllensiefen, de la Universidad de Londres, para Spotify entre sus usuarios, reveló datos bastante curiosos. Para el 40% de los encuestados, la música, durante el acto sexual, estimula más que el tacto. Sexual Healing, de Marvin Gaye, fue seleccionada como la mejor canción para activar a la pareja. La banda sonora de la película Dirty Dancing fue elegida como la ideal para practicar sexo. Y Bohemian Rhapsody, de Queen, fue la ganadora en la categoría mejor que el sexo.

Poder sexual musical

«La música es un lenguaje universal», según la ciencia. Al escuchar tus canciones favoritas, liberas dopamina, un neurotransmisor motivador que liberas cuando realizas actividades placenteras, como el sexo.

Su liberación máxima se produce en el momento culminante de la canción, justo cuando te estremeces. Hay liberaciones extra cuando detectamos el momento álgido y tras éste. Como ocurre segundos antes de tener un orgasmo.

La música es un amplificador de emociones, reduce la ansiedad y el dolor, incrementa nuestras habilidades comunicativas, lo cual afecta a nuestra autoestima, desarrolla la creatividad y la sensación de felicidad.

De esta manera, si escuchas tus canciones favoritas mientras mantienes relaciones sexuales, podrán conseguir el nivel de activación, energía, emoción y ritmo deseado para cada encuentro y facilitar la sincronía en pareja.

Esta es la música para 12 momentos especiales

El flechazo

Cuando ocurre, arrasa con las emociones. Y para ello, de fondo, puede sonar Magic, de Coldplay. El primer beso, a este momento, que puede ser tan mágico como horrible, le pega Amor planetario, del andaluz Manuel Carrasco.

Momentos románticos

Adagio para violín, piano y orquesta de cuerda, de Juan Antonio Simarro. Tras escuchar su Sinfonía por los Derechos Humanos, saldrá con ganas de hacerle el amor al mundo…

Seducción

Caerá en sus brazos con la versión de Diana Krall de I’ ve got you under my skino una kizomba de Mika Mendes llamada Mágico. Pruebe y déjese querer.

Slow sex

La cultura de hacer las cosas con calma también se ha trasladado al sexo. No ordinary love, de Sade, y Any time, any place, de Janet Jackson, acompañan de maravilla estos momentos.

Momento striptease

Quitarse la ropa al ritmo de Joe Cocker en Nueve semanas y media ya no pone tanto como hace unos años. Recomendaría hacerlo con Felling good, de Michael Bublé; Tengo lo que tú quieres, de Mala Rodríguez; Fever, de Peggy Lee; y mi querido Prince, con su maravilloso tema Kiss.

Reconciliación apasionada

De la mano de Scorpions con Still loving you; U2 con With or without you y No puedo vivir sin ti, de Coque Malla acompañado por Anni B Sweet.

El masaje erótico

Quiero más, de Enbossa, o, Blow me down, del mismo grupo. La interpretación dulce y mimosa esconde una letra que no tiene desperdicio. Según Nesa Kaur, vocalista y una de sus compositoras, el título expresa algo así como «baja hacia mi sexo».

Happy sex

Guerras de almohadas, disfraces, reír, saltar en la cama mientras se besan como adolescentes, hacer cosquillas con plumas y jugar al escondite entre las sábanas al ritmo del grupo francés Zaz y su canción Je veux.

Sexo salvaje

Los mejores momentos al ritmo de I feel you, de Depeche Mode, y Sweet Dreams, en la versión interpretada por Marilyn Manson.

Fantasear a solas

El auto-erotismo es mucho mejor con música, le transportará al lugar de sus fantasías. Se puede optar por Je t’aime, de Jane Birkin, todo un clásico.

Declaración de amor

Me enamoré, de Giorgina, si buscamos algo divertido, y Songbird, de Eva Cassidy, para una pedida de mano. ¿Has tomado nota? Pues a la cama, ¡a bailar!