Si piensas adoptar un gato, aquí algunas recomendaciones

Sumar un felino a la familia requiere de gran compromiso y responsabilidad, pero también que le brindes los cuidados necesarios. Conoce que necesitas para adoptar un felino.

Los perros, al igual que los gatos son de gran compañía, en especial en familias donde hay niños, adultos mayores o en casos de personas que viven solas.

Para los especialistas tener un gato en casa tiene muchos beneficios: a nivel psicológico puede ser un gran apoyo para las personas, es una fuente de canalización de necesidades afectivas y emocionales, es de ayuda terapéutica y lúdica.

Por eso, en caso de querer adoptar un felino  es importante que tomes una actitud tranquila y sin acercamientos bruscos, recuerda que es un nuevo miembro de la familia y las mudanzas generan un estrés importante, por eso, ante los cambios, se les debe transmitir tranquilidad y confianza.

Aunque si en el hogar hay niños, debes enseñarles manipular en forma suave al gato, de esta forma evitarás daños en el animal y arañazos o mordiscos en los chicos.

Pero más importante es que los adultos supervisen y vigilen toda interacción.

Si vives en apartamentos y no tienes acceso al exterior debes contar con diferentes tipos de juguetes para que no pierda  la estimulación.

No está de más que hagas juegos interactivos, especialmente al atardecer, momento donde manifiestan más necesidad de actividad lúdica.

Otra buena opción es darles cajas vacías donde esconderse, proveerle rascadores de diferentes materiales y permitirles el acceso a superficies elevadas donde puedan trepar los ayudará a desestresarse.

Recuerda además evitar jugar con las manos o pies y canalizar su conducta de acecho y caza hacia juguetes adecuados.

Evita situaciones estresantes como cambios en el ambiente o viajes. Si estamos fuera de casa durante mucho tiempo lo más conveniente es que quede al cuidado de un amigo o familiar responsable.

Si lo adoptas de pequeño, recuerda que deben ser desparasitados a partir de los 15 días de vida y cada 3 o 6 meses. También hay que tratar los parásitos externos como las pulgas con pipetas específicas para felino.

Además recuerda vacunarlos a partir de los 2 meses de edad, según el plan que indique su veterinario de cabecera.

No olvides que es conveniente la castración, tanto de machos como hembras, ya que favorece la convivencia con el humano.

Otro consejo es que la dieta debe contener nutrientes de acuerdo a su edad y varía si es cachorro, adulto, hembra gestante/lactante, senil o si tiene algún problema de salud. También se les puede dar comida casera, pero debe ser equilibrada.

Primordial es que la comida y el agua estén  ubicados en un lugar tranquilo y a disposición permanentemente.