La epilepsia, una enfermedad que no discrimina edad

La epilepsia es una enfermedad que puede identificarse desde temprana edad, dado los síntomas que representa, sin embargo puede llegar aún siendo adulto.

En los hospitales nacionales se atiende a gran población epiléptica desde etapas tempranas de la vida. Lastimosamente en El Salvador se carece de datos certeros y actualizados de los pacientes con epilepsia que se atienden en el país. Hasta el 2007 el Ministerio de Salud reportó 39,000 epilépticos en el país.

Otro de los problemas que afronta El Salvador es que carece de un registro oficial sobre la población total que padece de epilepsia; muchas de estas personas no están en tratamiento e incluso desconocen que la padecen.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) informa que alrededor de 50 millones de personas padecen epilepsia a  nivel mundial, lo que la convierte en la causa neurológica de defunción más común.

Hacer un diagnóstico consiste en identificar una afección o enfermedad basándose en los signos y los síntomas. Generalmente se hace un diagnóstico de epilepsia cuando los ataques se producen más de una vez sin una causa identificable, tales como la fiebre o una lesión.

De acuerdo con la doctora Karla V. Flores Vaquerano, neuróloga pediátrica, la epilepsia es una enfermedad neurológica caracterizada por la presencia de actividad eléctrica anormal de las neuronas que se manifiesta como crisis convulsivas a repetición. Puede presentarse desde los primeros días de vida, no es una enfermedad exclusiva de la edad adulta, explicó la neuróloga, de la fundación MPJ, por los niños con epilepsia.

Cualquier niño que sufra un ataque no provocado debe recibir atención médica de urgencia de inmediato y luego debe hacérsele un seguimiento con su pediatra de atención médica primaria lo más pronto posible. Si las convulsiones se vuelvan a presentar, los niños deben ver a un neurólogo pediátrico, un especialista experto en las convulsiones y en la epilepsia.

«La principal manifestación de la epilepsia son la crisis convulsivas, ahora bien no todas las crisis convulsivas son causada por actividad eléctrica cerebral anormal. También se puede convulsionar por hipoglicemia u otra alteración de electrolitos en sangre, así como otras causas eso aplica tanto para adultos como para niños además es importante descartar procesos infecciosos a nivel de sistema nervioso central que puedas ser causa de crisis convulsivas», asevera la doctora.

Sin embargo, muchos tipos de epilepsia, sobre todo los que inician durante la infancia y adolescencia, van a evolucionar de forma espontánea hacia la desaparición, en estas personas , con mucha probabilidad se podrá suspender el tratamiento antiepiléptico en algún momento.

Para hacer el diagnóstico de epilepsia es necesaria la realización de un estudio en especial que es el electroencefalograma en el que se evalúa la actividad eléctrica cerebral . En los niños tenemos crisis convulsivas que son precipitadas por la fiebre es necesario especificar que esas no son consideras como epilepsia.

¿Qué es una crisis convulsiva?

Resultado de imagen para epilepsia

Durante el momento de la crisis pueden sufrir traumatismos si no son atendidos correctamente. Además si una crisis dura demasiado tiempo las neuronas sufren daño por la falta de oxigenación provocando secuelas neurológicas, explicó la neuróloga.

Las convulsiones son cambios temporales súbitos en el movimiento, sensación o comportamiento físico causadas por impulsos eléctricos anormales en el cerebro.

Existen varios tipos de convulsiones o crisis convulsivas. algunos duran solamente unos segundos, mientras que otros pueden durar incluso varios minutos. El tipo específico de la convulsión que sufre una persona depende de la parte del cerebro donde empieza, como se extiende y cuánto, o qué parte del tejido del cerebro toma parte. Las convulsiones pueden ocasionar:

  • Pérdida del conocimiento
  • Convulsiones (sacudidas de todo el cuerpo)
  • Confusión
  • Breves periodos de mirar fijamente
  • Una sensación repentina de miedo o pánico
  • Flexión, rigidez, sacudida o contracción de la parte superior del cuerpo
  • Asentimiento involuntario con la cabeza

¿Qué es la epilepsia?

El término epilepsia se usa para describir convulsiones o ataques que ocurren repetitivamente  durante un tiempo sin ninguna enfermedad crítica presente (como la fiebre) o sin una lesión  grave del cerebro. Algunas veces se conoce la causa de los ataques recurrentes (epilepsia sintomática), y otras veces no se conoce la causa (epilepsia idopática).

  • Un médico es por lo general la persona que diagnostica a un niño con epilepsia si se presentan las siguientes condiciones:
  • El niño sufre una o varias convulsiones sin provocación
  • El médico determina que es probable que el niño sufra otro ataque o convulsión
  • La causa de la convulsión del niño no es el resultado directo de otra enfermedad como la diabetes, una infección grave o una lesión crítica del cerebro.
  • Lo que se debe hacer
  • Conservar la calma, ya que una actuación precipitada puede ser peligrosa.
  • Tratar de que la persona no se lesione durante la crisis epiléptica, quitando objetos peligrosos de alrededor (aristas de muebles, objetos punzantes, etc) y colocando algo blando bajo su cabeza, para evitar que se golpee contra el suelo.
  • Aflojar ropas alrededor del cuello, (corbatas, camisa, etc.).
  • Se debe colocar de lado con cuidado, para facilitar la respiración.
  • Se debe colocar de lado con cuidado, para facilitar la respiración.
  • Observar la duración de la crisis epiléptica. En la gran mayoría de las ocasiones este tipo de crisis epilépticas finaliza en dos o tres minutos, tras lo cual la persona se recupera gradualmente.
  • Se debe esperar al lado de la persona hasta que la crisis epiéptica termine. Dejar que descanse hasta que se recupere y comprobar que vuelve poco a poco a la situación normal.
  • Lo que no se debe hacer

  • No se debe tratar de inmovilizar a la persona por la fuerza durante la crisis epiléptica.
  • No se debe introducir ningún objeto en la boca con el afán de que la lengua no vaya hacia atrás, dado que puede
  • ser peligroso si traga este objeto y se queda alojado en las vías respiratorias, además de las posibles lesiones orales, al intentar introducirlo a la fuerza.
  • No es necesaria la respiración boca a boca durante la crisis convulsiva, aunque se tenga la impresión de que la respiración queda bloqueada por la rigidez, salvo que la persona no vuelva a comenzar a respirar terminada la crisis convulsiva.
  • Nunca se debe dar agua, alimentos o pastillas por la boca durante la crisis epiléptica o poco después puesto que un posible vómito con el conocimiento alterado puede ser muy peligroso.
  • La administración de medicamentos durante la crisis epiléptica en otra forma que no sean pastillas, solamente se debe dar en caso de que la crisis se prolongue o bien por indicación del médico en situaciones clínicas concretas. Así mismo, una vez finalizada la crisis epiléptica no es útil la administración de medicación sedante.
  • Necesidad de atención médica urgente
  • La gran mayoría de las crisis epilépticas terminan de forma muy rápida y no es necesario trasladar a la persona con epilepsia conocida a un Servicio de Urgencias por la crisis epiléptica en sí. Se debe trasladar en las siguientes circunstancias:
    1. Si la crisis epiléptica dura más de 5 minutos.
    2. Si la crisis epiléptica se repite en corto espacio de tiempo.
    3. Si no recupera por completo la situación previa, tras un periodo de tiempo prudencial después de la crisis epiléptica.
    4. Si ha habido un traumatismo importante durante la crisis epiléptica.
    5. Si la persona que ha sufrido la crisis epiléptica está embarazada.
    6. Si se trata de una persona que no sea epiléptica. En este caso no se conoce la causa y puede tener una enfermedad aguda que requiera un diagnóstico y tratamiento urgente (por ejemplo, meningitis, trombosis cerebral, intoxicación, entre otros.)