El Salvador, entre los países de América Latina donde la población experimenta mucho más hambre que hace 10 años

El Salvador se encuentra entre los países de América Latina donde la población soporta mucho más hambre que hace 10 años. Entre los países también  se encuentra Argentina, Ecuador, Perú y Venezuela.

El informe Panorama de la Seguridad Alimentaria y Nutricional en América Latina y el Caribe (2017) publicada por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) y la Organización Panamericana de la Salud (OPS) detalla que entre 2014 y 2016,  el hambre aumentó en  países de Latinoamérica como  Argentina, Ecuador, El Salvador, Perú y Venezuela.

El informe deja al descubierto que El Salvador por ejemplo pasó de un 10.7 a un 12.3%, mientras que Costa Rica  de un 5.4 a un 5.6%, Paraguay no queda atrás y de un 11.9% sube a  un 12%, mientras que Venezuela de un 10.5 a un 13%, demostrando la mayor diferencia negativa de toda la región.

El documento detalla que  2.4 millones de personas más pasan hambre en la región, alcanzando un total de 42.5 millones de personas, todo en comparación con el trienio anterior.

Esa población sería similar a la de un país como Argentina: 42 millones de “personas que no contaron con la cantidad suficiente de alimentos para cubrir sus necesidades calóricas diarias”.

El documento también destaca el caso de Venezuela como el más “significativo”: “En ese país la subalimentación creció en 3,9 puntos porcentuales con respecto al trienio inmediatamente anterior”.

En términos absolutos, esto significa un aumento de 1,3 millones de personas subalimentadas en Venezuela, lo que explica más de la mitad del aumento observado en Sudamérica.

Los datos arrojados por el estudio también plantean que si esta tendencia no se modifica, América Latina y el Caribe no cumplirán con la meta de erradicar el hambre y la malnutrición en 2030, comprometida en los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

El Representante Regional de la FAO, Julio Berdegué ha manifestado que «Vamos por mal camino. La región ha dado un paso atrás importante en una lucha que venía ganando. No podemos tolerar los niveles actuales de hambre y la obesidad, ya que paralizará a toda una generación de latinoamericanos y caribeños».

Países con mayores y menores índices de subalimentación

Los datos a nivel de país confirman la heterogeneidad de la región, ya que en 21 naciones sí se redujo la subalimentación en el último trienio entre 2014 y 2016.

Este índice es una estimación del porcentaje de la población que no logra cubrir sus requerimientos alimentarios mínimos.

Brasil, Cuba y Uruguay son los países con menor proporción de personas subalimentadas, con menos del 2,5% de la población, un porcentaje que se mantiene igual al menos desde 2010.

A esos países le siguen  Argentina, Chile y México, con un porcentaje inferior al 5%.

No obstante en Argentina, el número de personas subalimentadas subió del 3,4% al 3,6%, alcanzando el mismo nivel que cinco años atrás.

Mientras, que al otro extremo de la lista  se encuentra de lejos Haití, que bajó de un 48,2% a un 46,8%. A ese país le sigue  Bolivia, con un 20,2%, Nicaragua, con un 17% y Honduras, con un 14,8%.

El estancamiento de Perú

Aunque en años recientes Perú se ha convertido en un ejemplo mundial de reducción de pobreza, según el informe de la FAO y la PAHO, esa progresión se estancó en 2014.

Así, de acuerdo a las cifras, el índice de subalimentación entre 2004 y 2006 era del 19,6%.

No obstante, en 10 años, el país logró reducir a la mitad esa cifra, alcanzando un 7,6% en el trienio de 2013-2015.

Pero entre 2014 y 2016 ese número se elevó ligeramente hasta un 7,9%.

Es de destacar que a pesar de que 21 países de la región redujeron el índice de subalimentación en el último trienio, al comparar las cifras actuales con las de hace una década se encuentran casos en los que la situación es peor.