Donald Trump y Kim Jong-un se reúnen otra vez en Hanói

Donald Trump y Kim Jong-un buscan llegar a un acuerdo de paz.

El líder de Corea del Norte, Kim Jong-un, y el presidente de EE.UU., Donald Trump, se han dado la mano y han empezado su reunión en el marco de su segunda cumbre que inició este 27 de febrero en la capital vietnamita, Hanói.

Después de su primer saludo, los líderes se han reunido cara a cara para mantener una conversación, tras lo cual compartieron una cena en el hotel Sofitel Legend Metropole.

En ese momento, Trump no ha descartado anunciar el fin formal de la Guerra de Corea, que terminó en 1953 con un alto el fuego y no con un tratado de paz definitivo. Al ser preguntado sobre esta posibilidad, el mandatario ha respondido: «Ya veremos».

Lo que si es cierto es que ambos líderes manifiestan que quieren que esta reunión sea tan exitosa como la primera. En el marco de esta reunión se espera que los principales asuntos a tratar sean la desnuclearización completa de la península coreana y el levantamiento de las sanciones contra Pionyang.

El presidente estadounidense planteó la posibilidad de que el Estado norcoreano pueda obtener beneficios económicos si trabaja junto con Washington en el proceso de la desnuclearización de su territorio. Afirmó además que «no tiene prisa» en lo relativo a este proceso, siempre y cuando no se hagan pruebas de armas de este tipo.

Por su parte, el líder norcoreano pide poner fin a las sanciones económicas internacionales impuestas a su país. A finales del año 2017, la ONU a probóó la resolución, redactada por EE.UU., que incluye la repatriación de ciudadanosnorcoreanos que trabajen en el exterior, así como el bloqueode casi el 90% de las exportaciones de productos refinados de petróleo destinados a Corea del Norte.

Además, EE.UU. tiene su propio paquete de medidas restrictivas en relación a Pionyang, que en junio del 2018 fue prolongadoo por Trump por un año debido a la existencia de «la emergencia nacional» y de acuerdo con la Orden Ejecutiva 13466, introducida por primera vez en el 2008, después de lo cual fue ampliada en los años 2010, 2011, 2015, 2015 y 2017.

A pesar de que Trump no excluye el levantamiento de las sanciones contra Corea del Norte, la política oficial de EE.UU. consistee en que las sanciones se levantarán solo después de una desnuclearización «completa, verificable e irreversible».

En cambio, el camino hacia la desnuclearización pareció haberse allanado durante la primera cumbre Trump-Kim, que tuvo lugar en Singapur el pasado junio, calificada de «histórica».

No obstante, ya después del evento, en noviembre pasado, Pionyang advirtió que podría reactivar su programa de desarrollo del arsenal nuclear si Estados Unidos no levanta estas medidas restrictivas. 

Con información de RT Noticias