“Lecciones aprendidas en cuarentena”

Por Benito Aycaya, escritor peruano.

La situación de emergencia sanitaria que vivimos actualmente a nivel mundial, ocasionado por la pandemia del Covid-19, ha traído efectos muy dolorosos y lamentables: mortandad, miseria, hambruna, familias sin trabajo y una inevitable recesión económica. Pero en medio de toda tragedia, hemos tenido lecciones de las cuales vengo a compartirles el día de hoy.

  1. LA VIDA HUMANA ES MUY VALIOSA.
    En estos tiempos de aislamiento donde todos se sienten vulnerables, temerosos y también sienten que hay escases de algunos recursos, es importante recordar que el don principal con el que contamos toda persona es la Vida.
    Aprendamos a valorar todo lo que nos rodea, especialmente la vida de las personas que están a nuestro lado, con quienes vivimos juntos este momento tan difícil. Para proteger la vida humana, los gobiernos de los diferentes países diseñan sus propias estrategias de conservación.
    La vida humana está rodeada de mucha variedad de flora y fauna abundante de las cuales hacemos uso de ella para nuestro sustento diario, tanto en tierra como en el mar. También levantemos nuestra mirada al cielo y veamos la infinidad de
    estrellas, constelaciones y la luna que nos alumbra cada noche.
    ¡Tenemos mucho que agradecer por tener vida y salud!
  2. EL CUERPO HUMANO SE DESGASTA AL PASAR LOS AÑOS.
    Al pasar los años nuestro cuerpo inevitablemente cambia, la belleza y la fortaleza se pierde. Comprendamos una realidad: “Nacemos, nos desarrollamos, luego nuestro cuerpo tiene un final, bajo diferentes edades y circunstancias”. Por otro lado, debemos evitar ser controlados por nuestras emociones que pueden estar alteradas (odio, amargura, ansiedad, etc.) Cuando abusamos de ellos, empezamos a mostrar signos de depresión (estrés) que se viene soportando en estos días de cuarentena. Hay un concejo sabio para librarnos de esto: “El corazón alegre constituye buen remedio; más el espíritu triste seca los huesos”. Proverbios 17:22
  3. LA NATURALEZA RENACE.
    Un amigo me dijo una vez: “Antes las aves se encontraban en cuarentena, en jaulas, ahora ya libres ellos nos dicen: ahora les toca vivir a ustedes, recién comprenderán lo que es vivir enjaulado”.
    Durante este tiempo de aislamiento el medio ambiente, la naturaleza, la flora y la fauna vuelve a renacer poco a poco. Se cumple de alguna forma lo que se menciona en La Biblia, Éxodo 23:10-11 “La tierra debe descansar”.
  4. VALORAMOS Y CONOCEMOS MÁS A NUESTRA FAMILIA.
    Si bien esta situación ha traído mucha tragedia a nuestras vidas, también ha logrado unir a nuestras familias. Con los afanes que vivíamos día a día manteniéndonos ocupados y distanciados, esta cuarentena ha permitido pasar tiempo juntos y conocer verdaderamente a las personas que nos rodean y con quienes compartimos lazos familiares.
  5. ENCUENTRO PERSONAL CON DIOS.
    “Venid luego, dice Dios y estemos a cuenta: si vuestros pecados fueron como la grana, como la nieve serán emblanquecidos; si fueren rojos como el carmesí,vendrán a ser como blanca lana”. Isaías 1:18
    Hoy más que nunca tenemos la oportunidad de pasar tiempo con Dios, una invitación personal muy sagrada que nos extiende hoy nuestro amado Padre Dios y rechazarla sería peor que estar contagiado de una pandemia, sería la peor imprudencia que podríamos hacer.
    Hoy las Iglesias, Catedrales y Parroquias en todo el mundo están cerrados, pero la invitación a este encuentro personal con nuestro amado Padre Dios sigue en pie, El no necesita un espacio físico donde estar, solo desea un corazón dispuesto que lo acepte.