Desde este uno de junio

Artículo de opinión por Edwin Góngora, periodista y comunicador.

Desde este uno de junio El Salvador arranca un ciclo de 5 años con una cantidad de elementos que hacen de este nuevo período algo atípico en comparación con los que hemos tenido en los últimos tiempos. 

Nayib Bukele entra a los anales de la historia como el presidente más joven. Él que ganó con un millón 300 mil  votos, en primera vuelta, pero que al mismo tiempo fue electo por un porcentaje mínimo de la población.

Desde este uno de junio, será el presidente que no proviene de los partidos políticos que en los últimos 30 años habían acaparado la atención del electorado, pero que producto de sus malas administraciones y una cadena de hechos vinculados con la corrupción, la población decide buscar una nueva opción.

Es entonces que desde este uno de junio gobernaran las Nuevas Ideas, que aseguran fueron las protagonistas del éxito obtenido en las  administraciones de los municipios de Nuevo Cuscatlán y San Salvador.

Desde este uno de junio arranca una labor histórica, donde por lo que hemos visto la consigna común será la de cero tolerancia a la corrupción y el de buscar la eficiencia de los programas a ejecutar administrando de mejor manera los dineros de la población. 

El presidente Bukele tendrá 1, 825 días para desmentir cualquier cosa de la que se dijo en campaña y demostrar que su interés por llegar a la presidencia no fue una pasión desmedida de búsqueda a como diera lugar de obtener poder.

El inicio de esta nueva temporada para El Salvador, deberá tener por parte del mandatario un alto nivel de pragmatismo para la negociación con la clase política que venció en la cancha electoral y no demostrar altanaria ni soberbia, por el contrario diplomacia y sabiduría de lo alto, sino quiere seguir un mismo patrón como el realizado por  los mismos de siempre. 

Más allá del nombramiento de algunos funcionarios con altos niveles de capacidad notoria y que algunos son asociados a pasados recientes con el FMLN y ARENA, dependerá mucho de la ejecución que estos demuestren en la aplicación de políticas públicas que den resultados a favor de la población. 

Auguro que la educación, salud, seguridad pública, medio ambiente y defensa nacional mejoren su trabajo desde  quienes las dirijan.

Desde este uno de junio la expectativa e incertidumbre generada tendrá rostro y responsable directo. No será un mago obviamente que resuelva los problemas de inmediato, pero que si de señales de acciones concretas. 

Confiaría que desde este uno de junio no inicie «una casería de brujas», pero si los esfuerzos por que la la pronta y cumplida justicia tenga efectividad. 

Si el nuevo gobierno hace bien las cosas, pero sumado a ello nosotros, la población desde nuestro sector también hacemos lo que nos corresponde, esta suma traera consigo mejores resultados para todos. 

Presidente Nayib Bukele, El Salvador es más allá de los  65K de su cuenta de Twitter y de los más de 5 mil seguidores en Facebook y de otros cientos en su cuenta de Instagram. Somos más de 6 millones de habitantes que necesitamos se sienten las bases de un El Salvador con mejoras reales no solamente que se vean en los números oficiales, deseamos algo tangible. 

Pero también le aclaró algo señor Presidente, la confianza plena de una país no debe estar supeditada a su persona sino a Dios, en quién  creemos buena parte de la población y del cual usted debe pedir directriz. 

Si usted no se toma realmente de su mano en el país  no pasará nada, caso contrario si usted lo hace y confía en él  los resultados serán evidentes. 

El sentimiento que generó en muchos salvadoreños, aquí como fuera, inicia a ser probado. De usted depende que cada amanecer desde este uno de junio sea diferente y que el pulgarcito de América inicie un principio real de  Nuevas Ideas. 

Por Edwin Góngora 
Periodista y Comunicador