Feligreses celebran con fervor 102 años de la aparición de la virgen de Fátima

EL SALVADOR.- Cada 13 de mayo los fieles católicos se preparan para celebran con fervor el Día de la Virgen de Fátima en el santuario del Cerro Las Pavas en Cojutepeque, departamento de Cuscatlán.

Hoy se cumplen 102 años desde la aparición de la virgen a unos pastorcitos en Portugal, por lo que la feligresía participa de la santa misa en honor a la Virgen en el Santuario del Cerro de las Pavas, Cojutepeque.

Foto: Radio Paz

Foto: Radio Paz

Foto: Radio Paz

La Virgen de Fátima, formalmente Nuestra Señora del Rosario de Fátima, es una advocación con que se venera en el catolicismo a la Virgen María. En la misma línea que otras apariciones marianas, tuvo su origen en los testimonios de tres pastores, llamados Lucía dos, Jacinta y Francisco Marto, quienes afirmaron haber presenciado varias apariciones marianas en la Cova da Iria, Fátima, en Portugal, entre el 13 de mayo y el 13 de octubre de 1917.

Los tres primos llamados Lucía, Jacinta y Francisco estaban en el campo cuidando de las ovejas, en la zona de Cova da Iria. A mitad de la mañana comenzó a llover. Los niños tuvieron que buscar un refugio para no mojarse. Seguidos del rebaño de ovejas comenzaron a buscar un sitio para cobijarse.

De pronto, comenzaron a ver una luz blanca que se escondía entre los árboles. Se acercaron y descubrieron que había una mujer vestida de blanco con un rosario en las manos ¡Era la Virgen María! La Señora les pidió una cosa a los niños. Les encargó que regresarán allí el día 13 de cada mes. Los tres estaban asombrados y volvieron rápidamente al pueblo para contar lo que había sucedido. 

Los niños cumplieron la promesa que le habían hecho a María.  De hecho, anunciaron más apariciones a sus vecinos. Eran todas el mismo día,  el día trece, y en los meses de junio y julio. Tras la segunda aparición, en junio, los jóvenes contaron que la Virgen les había anunciado que dos de ellos, Jacinta y Francisco morirían pronto. Y así sucedió, en diciembre del año 1918, a causa de una epidemia de «gripe española»  Francisco y Jacinta cayeron enfermos. Meses más tarde, en abril, Francisco murió. Por el contrario, Jacinta mejoró de la gripe pero su salud se resintió de nuevo a causa de otra enfermedad. Cumpliéndose lo que la Virgen había predecido, murió el 20 de febrero de 1920. 

En todas sus aparaciones la Virgen hizo un especial inciso sobre el rezo del Rosario, y les pidió a la niños que cuando lo rezaran, después de cada misterio dijeran: ‘‘Oh Jesús perdónanos por nuestros pecados, líbranos del fuego infierno y lleva al cielo a todas las almas, especialmente las más necesitadas de tu Divina Misericordia’’.

? A partir de entonces, esta advocación mariana extendió su fama más allá de sus límites locales llegando a todo el mundo.

La profecía de Fátima 

Según cuenta Lucía, el 13 de julio de 1917 en la Cueva de Iria, la Virgen les contó lo que se conoce como la «profecía de Fátima». Esta profecía está formada por tres mensajes. La Santa Sede los dio a conocer todos ellos durante el pontificado de San Juan Pablo II.

Según recoge Lucía en unos escritos,que recoge el portal catholic.net, la Virgen hizo hincapié en la importancia del rezo del Rosario para la conversión de las almas. Además, también pidió la construcción de una capilla en el lugar de los hechos. 

Otra de las revelaciones importantes que mostró la Virgen fue la «visión del infierno». María les contó lo que les espera a las personas después de la muerte, si no se arrepienten. Además, María habló de una guerra que comenzaría durante el pontificado de Pío XI. Y acertó. La Segunda Guerra Mundial estalló en 1939.