«Dame dos dólares» atracos que viven a diario los estudiantes al interior de la UES

Los estudiantes dicen que no han reportado estos casos, sobretodo porque se suponía que ya no dejarían entrar a personas ajenas a la UES, sin embargo, esto no se ha hechos así.

Se trataba de un día de clases normal para Sofía (nombre ficticio para proteger su identidad) como todos los demás de la semana en la Universidad de El Salvador (UES), hasta que decidió descansar en uno de los lugares de esparcimientos del campus.

Sus clases habían terminado y decidió sentarse un rato a descansar en una de las «mesitas» de la Facultad de Odontología para luego retornar a su casa. Sin embargo, mientras descansaba una señora que siempre sabe ingresar a la Universidad con su hijo (un joven con discapacidad mental) a supuestamente vender dulces; se le acercó.

Sofía comenta que la mujer suele ofrecer dulces a todos los universitarios, los cuales vende para sobrevivir porque dice está enferma y para mantener a su hijo, sin embargo en esa ocasión que la encontró sola sus palabras fueron intimidantes.

Se le acercó aprovechando que la vio sola y le dijo: «Dame dos dólares» con una voz intimidante y no como lo hace cuando vende sus dulces. Ante esto, la joven asustada y con miedo tuvo que acceder a dar el dinero por temor, luego la mujer se fue rápidamente.

De acuerdo con algunos estudiantes de primer año, que apenas tienen cerca de dos meses de asistir al campus, la mujer aprovecha cuando las señoritas están solas para exigirles dinero.

La mujer tiene aproximadamente 50 años, siempre anda con una gorra y su cabello arrollado, es de tez morena, y viste con jeans y camiseta.

Pero esa no es la única experiencia que los estudiantes han vivido en sus primeros meses de clases, una de los universitarios también comenta que esta misma mujer en otra ocasión, intentó robarle su teléfono celular.

El joven estaba haciendo una tarea en una de las mesas de la Facultad cuando la mujer llegó a ofrecerle dulces. El joven le dijo que no compraría pero la mujer siempre se quedo cerca aprovechando que estaba solo y disimuladamente comenzó a halar hacia ella el celular que el estudiante tenía en la mesa.

Afortunadamente el joven logró identificar la acción y rápidamente guardo su celular en el bolsón y esto no pasó a más, pero ahora tiene mayor precaución ante ella, pues para el él se trató de un intento de robo.

Pero las experiencias no terminan allí, un día de esta semana recién pasada, la misma mujer llegó hasta el auditorio de clases de los estudiantes e interrumpió al docente y le dijo que había encontrado un Documento Único Estudiantil (DUE).

Los estudiantes dicen que el profesor leyó el nombre y resultó que el documento pertenecía una compañera que en ese momento se recordó que había sacado su billetera cuando estaba en las gradas del edificio.

«En ese momento la compañera se fijó que no tenía su billetera que había sacado cuando estaba en unas gradas de uno de los edificios».

«Ella salió corriendo para las gradas pero ya no la encontró, y la señora solo le había llevado el DUE. La niña había insistido en preguntarle a la señora que si de verdad no había visto la billetera porque allí andaba todo su dinero, todo pero la señora le aseguró que no, que solo el DUE había encontrado y unas facturas de ella».

La niña regresó al salón decepcionada y le volvió a preguntar a la señora si de verdad no había encontrado la billetera y entonces la señora sacó la billetera pero ya sin nada de dinero.

Lo que pareció raro a los estudiantes es que al principio la mujer dijo que solo había encontrado el DUE pero después resultó que también tenía la billetera de su compañera.

Los estudiantes dicen que no han reportado estos casos, sobretodo porque se suponía que ya no dejarían entrar a personas ajenas a la UES, sin embargo, esto no se ha hechos así. Manifiestan que los vigilantes solo pidieron el DUE para ingresar a la Universidad el primer día que se dio el anuncio pero a veces solo lo hacen por salir del compromiso e incluso si alguien les dice que lo olvido, aún así los dejan ingresar sin corroborar si de verdad se trata de estudiantes.

Ante esto los estudiantes dicen estar preocupados y alerta, sobretodo porque la mayoría de intentos de privación de libertad y robo se dan en la zona de Odontología y Medicina. Ellos han optado por siempre andar en grupo porque así hay menos posibilidades que les roben o les pase algo malo.