[Fotos] Vea como duermen los policías en algunas delegaciones


Ante los sangrientos ataques cometidos por los terroristas de la MS 13 y Barrio 18, en contra de miembros de la PNC y las Fuerzas Armadas de El Salvador, nos preguntamos, ¿ Quien protege a quienes nos protegen?

Sin duda la corporación policial y la Fuerza Armada son dos instituciones que han sufrido bajas sensibles de las organizaciones terroristas en nuestro país. A pesar que El Salvador firmó la paz hace muchos años, aún vivimos una guerra contra las pandillas y delincuencia organizada. Hoy en día, tenemos lastimosamente, zonas o regiones en donde los “mareros” imponen su ley y reglas, sometiendo a la población a hacinamientos de todo tipo, desde horarios para entrar y salir, la denominada “renta”, favores obligados, ocupación forzada de viviendas y el sometimiento a todo tipo de crímenes.

Bajo esas circunstancias la Policía Nacional Civil y todos sus agentes debe combatir el crimen. Sin embargo, mientras los delincuentes tienen arsenales de armas guardados y listos para asesinar a policías y soldados, los buenos, deben enfrentar a estos terroristas con una clara desventaja: sin equipo, sin descanso, sin buenos salarios, sin combustibles y muchas veces hacinados en las Delegaciones.

En redes sociales se han echo virales muchas fotografías de las pésimas e infrahumanas condiciones bajo las que está muchos agentes de la Ley y el Orden, durmiendo literalmente en el suelo, en cartones, en colchonetas llenas de hoyos, sin alimentación adecuada para sus largas jornadas de trabajo y para colmo, muchas veces con turnos que superan las fuerzas de los elementos policiales.


L

Sería muy fácil buscar y señalar a los responsables de estas deplorables condiciones. Sin embargo, más allá de señalar, hay que buscar soluciones reales y urgentes para solventar estas carencias que a diario viven las personas que arriesgan sus vidas con el lema de Servir y Proteger.

Sin duda, la corporación necesita de recursos para no estar en desventaja contra los pandilleros y delincuentes, como chalecos antibalas, equipo de primer nivel, cascos, tecnología, vehículos adecuados para penetrar esas zonas conflictivas y muchos más recursos que las autoridades de otros países poseen para combatir el delito.

Información de: Diario digital Cronio El Salvador