Sin sobresaltos se llevó a cabo el debate presidencial de la UES

Los candidatos expusieron sus puntos de vista y propuestas respecto a temas de Economía, Educación, y Seguridad y Derechos Humanos en un ambiente respetuoso, donde tuvieron coincidencias.

EL SALVADOR.-  Sin sobresaltos y tal como estaba planificado, se llevó a cabo el “primer debate presidencial” organizado por la Universidad de El Salvador (UES), donde comparecieron los candidatos Hugo Martínez, del FMLN; Carlos Calleja, de Arena; y Josué Alvarado, de Vamos, y con la notoria ausencia del aspirante a la presidencia por Gana, Nayib Bukele, quien el pasado 12 de diciembre declinó su participación.

Los candidatos expusieron sus puntos de vista y propuestas respecto a temas de Economía, Educación, y Seguridad y Derechos Humanos en un ambiente respetuoso, donde tuvieron coincidencias.

El evento inició a las 7 de la noche y no se les permitió a los aspirantes el uso de aparatos como laptops, tablets u otros para apoyarse en la exposición como se había anunciado.

Economía

El debate arrancó con el gran tema económico, donde el moderador pidió a los tres participantes que expusieran sus propuestas en cuanto a sistema de pensiones y reforma fiscal.

El primero en hablar fue, de acuerdo a un sorteo, Hugo Martínez, quien criticó al sistema actual que “no resuelve el problema de los jubilados”, por lo que anunció que de llegar a la presidencia, incrementaría sustancialmente el número de pensionados (solo 2 de cada 10 la tienen), y agregó que crearía un sistema público de pensiones para que ambos sistemas (privado y público) pudieran competir en el país.

Sobre la reforma fiscal, fue enfático en decir que en su gobierno combatiría la elusión y evasión fiscal, que llega a 1,800 millones, para sanear las arcas estatales y poder ejecutar más obras.

Carlos Calleja, por su parte se comprometió a que no esperaría a tomar posesión de la presidencia de la República y que desde antes propondría a su bancada legislativa abrir el tema de la reforma de pensiones y lograr acuerdos para una pensión digna a todos los salvadoreños.

En tanto, Josué Alvarado, divagó un poco e incluso el moderador se lo hizo ver, y habló de la economía en general, refiriéndose a los niveles de pobreza que viven las familias salvadoreñas. Su promesa, dijo, “será cambiar la vida de los salvadoreños que la están pasando mal”.

Educación

En la segunda ronda de preguntas, el conductor del foro planteó que señalaran algunas medidas que impulsarían en el sistema educativo de llegar a la presidencia.

Martínez habló de hacer una reforma educativa y dijo que aumentaría cada año el presupuesto para el ramo y ampliaría la cobertura hasta la educación superior. En cuanto a los paquetes escolares, afirmó que estos han aumentado su distribución y dijo mantendría y aumentaría los proyectos de asistencia a la comunidad estudiantil.

El candidato de Arena, Calleja, propuso inglés para todos, así como apostar a la tecnología. Además habló algunas generalidades del tema como que “la educación es el arma más poderosa para desarrollar El Salvador”. También manifestó que en su recorrido por el país los jóvenes le han pedido becas para bachillerato y universidad, para carreras técnicas, por lo que dijo que tendrá un fondo destinado para ello. “Creo en la educación”, sostuvo.

Alvarado, por su parte, puso un ejemplo de un niño que comenzó sus estudios en el sistema público y que a fuerza de trabajo y disciplina llegó a estudiar fuera del país y logró desarrollarse. Esta persona, afirmó, es el Roberto Ocampo, el candidato a la vicepresidencia de su partido Vamos.

Seguridad y Derechos Humanos

Sobre el tema de seguridad y derechos humanos, hubo coincidencias entre los aspirantes a la presidencia del país, aunque con algunas diferencias en algunos puntos.

El candidato de izquierda, Martínez, asumió el compromiso de desclasificar información sobre matanzas que ocurrieron durante el conflicto armado y además señaló que se avanzaría sobre la “justicia restaurativa”, y que se deducirán responsabilidades sobre quienes ordenaron la ejecución de crímenes colectivos.

“Ordenaré liberar la información que sea necesaria, y que el proceso de reparación moral se lleve a un feliz término para reivindicar a las víctimas”, manifestó.

Calleja dijo en término similares “la verdad es nuestro mejor aliado” y que en lo personal él ha estado a favor de que se llegue a la verdad “pero dentro de un contexto”, aclaró. Luego amplió que él se dedicaría a ser un puente entre los salvadoreños, entre las ideologías y entre generaciones para unir a los salvadoreños como sociedad. “Siempre voy a estar a favor de la verdad, en búsqueda de la reconciliación”, aseguró.

Por su parte, el aspirante de Vamos, criticó las instituciones del Estado y dijo que sobre este tema se encuentran politizadas y “han perdido el sentido”. Una vez más recurrió a dar ejemplos de superación de un joven a quien dijo conocer.

“Al infinito y más allá”

Luego de una hora de exposición, el evento culminó y cada quien pudo resultar sus cualidades para ganar las simpatías de los votantes.

Esta vez el turno fue para Alvarado quien expresó que el país necesita a un hombre que crea en Dios, que sea honesto, que proteja la vida de todos y de los niños, que pueda tomar decisiones siendo gobernante. A su cierre sacó de su traje un juguete con la figura del personaje de la película infantil “Toy Story”, Buzz Lightyear, y expresó “al infinito y más allá”.

Hugo Martínez, afirmó que su candidatura ya cuenta con un programa de gobierno donde se reflejan todas las propuestas que ejecutará en el quinquenio, y que la población deberá elegir entre quién tenga propuestas y sea más capaz. “No podemos volver al pasado con la vieja derecha y no podemos dar un salto al vacío”, expresó.

Calleja, en su última intervención, se quejó de la confrontación y polarización que denota en la sociedad y mencionó que por ello “se ha metido en esto”. “Quiero construir algo diferente, soy un ejecutivo que está acostumbrado a dar resultados, ser evaluado y cumplir metas. Quiero poner esa experiencia al servicio de los salvadoreños”, cerró.