Lorenzana: No hay posibilidad de alianzas en primera vuelta para el FMLN, es en segunda vuelta donde podrían establecerse

El secretario de Comunicaciones cree que la candidatura de Nayib Bukele con GANA no le afectará al FMLN por ser un partido de derecha.

El secretario de Comunicaciones de la Presidencia, Roberto Lorenzana, dijo que ya está descartada la posibilidad de hacer alianzas o coaliciones de cara a las presidenciales de 2019, en la primera vuelta de parte del FMLN, ya que todos los partidos políticos que pueden participar tienen definida su fórmula y que será en segunda vuelta donde los oficialistas podrían establecer las alianzas.

«En primera vuelta está totalmente descartado, no habrá ninguna posibilidad de alianzas en una primera vuelta con estas fuerzas políticas, porque cada quien ya tomó las decisiones. El partido ARENA, FMLN, GANA ya tienen las fórmulas presidenciales, la única posibilidad de entendimiento que se ve es en el escenario de una segunda vuelta» valoró Roberto Lorenzana.

En esa situación, dice Lorenzana, serán los partidos que entren en la segunda vuelta los que deberán buscar las alianzas con los demás,  desde el punto de vista del FMLN, es poco probable que la elección se resuelva en una primera vuelta. A raíz de la llegada a último minuto de GANA.

«Nosotros vemos que ARENA, en la elección pasada le apostó a una segunda vuelta, ahora lo hace a una primera vuelta pero es menos probable que ganen con tres opciones políticas importantes», dijo el vocero presidencial. Agregó también que en una segunda vuelta los tricolores tienen menos posibilidades de ganar las elecciones.

El secretario de Comunicaciones cree que la candidatura de Nayib Bukele con GANA no le afectará al FMLN por ser un partido de derecha. «El electorado de derecha, las preferencias de derecha irán divididas», valoró Lorenzana. Además cree que la candidatura de Bukele mejora las posibilidades de ganar, ya que no tienen otro rival de la izquierda.

También le parecen «incorrectas» las acusaciones de Bukele al partido oficialista de inmiscuirse en las decisiones del Tribunal Supremo Electoral (TSE) a través del magistrado presidente Julio Olivo.